sábado, 28 de mayo de 2022

LENGUAJE ARMADO

 Compartimos en esta ocasión este interesante artículo sobre la función del lenguaje y como, casi sin darnos cuenta, el lenguaje armado está cada vez más presente en nuestras vidas. El articulo fue publicado en la revista Journal of Orgonomy. Vol. 46 nº1  por  Dale Rosin D.O. Esperamos que disfrutéis de la lectura. Saludos







Journal of Orgonomy. Vol. 46 nº1

EL LENGUAJE ARMADO

 

Dale Rosin, D.O

 

Resumen

 

Como un ejemplo del concepto de armadura de Wilhelm Reich, el autor expone sobre la presencia del “lenguaje armado” un término que se refiere a las defensas verbales de uso común que tienen el potencial de detener, distorsionar o dirigir mal la comunicación entre las personas.

Este tipo de lenguaje ha penetrado todos los aspectos de la sociedad creando un obstáculo para expresar y comprender el contenido emocional subyacente, evitando así la comunicación real. Utilizando experiencias clínicas para ilustrar los numerosos impedimentos causados por este uso creciente. El autor se centra en cuatro aspectos distintos del lenguaje armado: Aquellos términos que oscurecen el significado del tema que nos ocupa, tales como “asunto” ( “issue”) “dialogo” ( “dialogue”) y “acerca de” ( “about”); aquellos términos asociados como: “lenguaje similar” (“simile speech”) y el uso relacionado con el “ lenguaje de la onomatopeya moderna” (“ modern onomatopoeia speech) como “me gusta” ( “like”), “ bla, bla, bla” (“blah, blah, blah”)  “Guau” (“whoooah”);  el papel del lenguaje armado en la iniciación de la interacción social entre individuos basado en la mutua atracción; y finalmente el lenguaje “ políticamente correcto”. Numerosos ejemplos nos proporcionan una amplia evidencia de que el uso del lenguaje armado ha tenido un efecto maligno en el contacto y comunicación entre individuos dentro de las interacciones sociales, personales y terapéuticas. Este lenguaje emocionalmente vacío enmascara los verdaderos sentimientos de las personas, causa ambigüedad y confusión lo  que facilita la comunicación superficial e improductiva, inhibe la resolución efectiva de problemas, y puede causar o agravar la armadura de todas las partes. Identificando el lenguaje armado, se puede facilitar el  significado, contacto y comunicación en los contactos terapéuticos y sociales.

 

Es esencial para una vida satisfactoria y plena poder ser capaz de crear y mantener el contacto emocional, una conexión bioenergética, con uno mismo, con los otros y con el mundo. El terapeuta medico orgonomista está receptivo a como los pacientes inhiben a paran el flujo del contacto emocional, o incluso hacen el contacto imposible por completo. Ayudar  a las personas a tomar conciencia de que se están defendiendo y como lo hacen  es el centro de la terapia médica orgonomica y del análisis el carácter. Las defensas toman diferentes formas. Rigidez, y actitudes  características crónicas (agresividad, pasividad, intelectualidad, desconfianza, etcétera) son algunas. La tensión crónica en la musculatura es otra. Una expresión facial también puede ser defensiva, al igual que la postura (hundida, demasiado estirada, excesivamente informal), la cualidad del discurso (rápido, demasiado lento, severo, seductor, dramático), atuendo (estrafalario, extraño, increíblemente bien vestido). Wilhelm Reich se refirió a esas defensas ambas caracterológica y muscular, como armadura. La armadura inhibe y distorsiona destructivamente el contacto emocional y la comunicación.

Hoy, ciertas palabras y frases y, como son comúnmente usadas bloquean efectivamente el contacto. Ellas oscurecen, ocultan y evitan que las emociones intensas subyacentes sean sentidas y mucho menos expresadas. En su función emocional defensiva pueden ser descritas como “lenguaje armado”.

Cuando una persona utiliza el lenguaje armado fácilmente confunde a los otros, y entorpece la interacción. No solamente el lenguaje armado oscurece la sustancia emocional de debajo y por lo tanto evita la comunicación real, sino que la persona en el extremo receptor responde reflexivamente de una manera desapegada, ya que él o ella son a menudo, conscientemente o no, inseguros  de la realidad emocional  en lo que se dice. Cuando se usa con los jóvenes, el lenguaje armado con su confusión e incertidumbre concomitantes puede llevar a la armadura.

 

La Omnipresencia del Lenguaje Armado

El lenguaje armado puede ser encontrado en varias áreas de la sociedad: entre las personas en el mundo empresarial/corporativo, adolescentes y personas jóvenes, en como los adultos hablan a los niños, y en el uso general. Por ejemplo, algunos pacientes en tratamiento que trabajan en las compañías Fortuna 500 se comunican en “lenguaje corporativo.” A menudo, yo no puedo entender lo que me están contando excepto, quizás, en un nivel muy superficial. Entonces entiendo sus dificultades para comunicarse con sus conyugues y sus hijos, y veo como el mismo lenguaje superficial que es la norma en el trabajo empieza a filtrarse contaminado sus comunicaciones personales. Con el tiempo, tal lenguaje armado se convierte en crónico para la persona y, por extensión, para la corporación o negocio donde trabajan, su matrimonio y amigos. Las personas ya no son conscientes de que está presente y empieza a constreñir sus vidas como lo hace cualquier forma de armadura.

Un ejemplo de lenguaje armado común a todos los grupos es la palabra “asunto” ( issue). Aquí está como es usada a menudo: “tengo un asunto contigo…” “Es un asunto…” “Ella tiene un asunto…” Cuando alguien dice, “tengo un asunto contigo,” ¿Qué está realmente diciendo? ¿Es grande? ¿Es pequeño? ¿Estás enfadado conmigo? ¿He herido tus sentimientos?

“Es un asunto” es muy diferente que decir: “Es un problema” o “Es un problema real” o “¡Realmente tenemos problemas aquí!” ¿Es un conflicto? Uno puede asumir que es un significado de estos pero entonces es necesario descubrir o averiguar que origina esto en la persona (de donde viene). “ella tiene asuntos”. Debe de significar ¿“Ella tiene problemas;” “Ella está en apuros;” “Ella está mentalmente enferma”? Y si significa esto último, ¿es esto serio o esta persona sólo está bromeando sobre las manías de otra persona?

He observado que cuando pido al paciente que no utilice la palabra “asunto” (“issue”) él o ella pueden al principio parecer incómodos, como si acabaran de ser empujados a la brillante luz del sol. Entonces se sienten incómodos cuando se dan cuenta de que  distante está lo que están diciendo de lo que sienten. Puede ser bastante desafiante encontrar las palabras que expresen más exactamente sus emociones reales.

 

Padres e hijos

Es esencial en el tratamiento de los niños que cuando los padres hablan de sus hijos lleguemos  las emociones que están ahí. Cuando me dicen,” Susie tiene un asunto con…” suena una vez eliminado, como si el niño estuviera sostenido en “igualdad de condiciones”. Este aparente intento de objetividad siempre esconde las emociones reales de debajo. Así, en el setting clínico es importante observar el lenguaje que es usado por el niño/ paciente y los padres.

A menudo escuchamos a un padre, o incluso un profesor, decirle al niño,” Stevie, tu necesitas (need)  recoger tus zapatos” o “Tu necesitas (need) ir a jugar con otros niños.” Imagina al niño pensando,” ¿necesito? ¿Por qué necesito? No seré más feliz recogiendo mis zapatos. No yo no necesito. ¿Tal vez quieren (want) que lo haga?  ¿Tal vez ellos no quieren que yo recoja mis zapatos pero sienten que necesito hacerlo?” En efecto, hablando al niño de esta forma  deja que el niño decida si tiene la autoridad de tomar la decisión el mismo. No es una cuestión menor, esta falta de claridad, especialmente cuando es crónica, es confusa. Si la confusión se perpetúa, a menudo aparecen manifestaciones de bloqueo ocular. Los ojos de los niños parecen desenfocados, vidriosos. La próxima vez puede o no puede recoger sus zapatos según su propia voluntad. Confuso y “ausente”  no lo hará, y entonces, finalmente, los padres o maestros gritarán “Guarda tus zapatos inmediatamente” Sorprendido, incluso herido, puede preguntarse que hizo mal. Puede incluso decirse a si mismo “¿Por qué no lo dijiste la primera vez?”

Esto está en marcado contraste con el adulto que dice, “Steve, recoge tus zapatos.” Aquí no hay nada confuso en este enunciado: soy el adulto, y te estoy diciendo que hacer y tú debes hacerlo. Cuando sugiero a los padres que digan a sus hijos lo que quieren de ellos en una forma directa, ¿Qué dicen ellos? “¡Oh, pero esto suena tan autoritario! Podría enfadarse.” Esto es solo un ejemplo de la confusión generada cuando las personas tiene miedo de afirmar la autoridad racional y natural- una consecuencia destructiva del cambio de nuestra cultura de autoritaria a no-autoritaria.

 

Otros ejemplos

 

Luego está la palabra “diálogo” (“dialogue”) una palabra maravillosa, es ahora un verbo.” Dialoguemos al respecto” (“Let’s dialogue about it”) Y yo he de preguntar a la persona, ¿Quieres hablar acerca de ello? ¿Deberíamos tener una discusión, una charla, una conversación? Esto por supuesto, suena mucho más personal, reflejando una conexión real entre dos personas.

Y después de que hayamos dialogado al respecto, podemos “compartir” (“share”) algunos pensamientos. Lo que sin duda facilitará (“facilitate”) nuestro objetivo común. Por ejemplo, “Dialoguemos para que podamos compartir entre nosotros y facilitar así una mejor comprensión de nuestra reducción de personal”. Traducción:” Hablaremos para que puedas entender por qué te despedimos.” O, “Hablaremos para que pueda entender que está siendo despedido pero estará tan confundido que no sabrá que nosotros somos los responsables de hacerlo”

Hablé con una mujer, una enfermera certificada, cuyo esposo  había sido diagnosticado de cáncer de próstata. Él seguía un régimen de tratamiento holístico durante un año y su antígeno específico de la próstata (PSA), un marcador de sangre para la enfermedad, no había bajado. Como cualificada RN, sabia  del riesgo de que el no fuera operado por esta condición. Ella se había vuelto bastante ansiosa durante este año con inexplicables ataques de ansiedad y se sentía desconectada. Le pregunté si le había comentado a su marido sobre sus preocupaciones. Ella respondió,” No quiero intervenir en la facilitación de su proceso”: Le dije que realmente no sabia que había dicho y ella lo repitió. Yo dije, “¿Usted no quiere interferir en la facilitación de su proceso? Como yo lo repetí, ella me miró y las lagrimas aparecieron en sus ojos. Finalmente ella dijo, “Quiero que tenga la operación…pronto”. Después de escucharse ella misma diciendo esto, y viendo lo que estaba o más bien lo que no estaba diciéndole a él, fue capaz  de expresar sus verdaderos sentimientos. Me dijo lo enfadada que estaba con sus intentos (de él) de auto curación cuando ella sabia que esperar mucho más tiempo podía matarlo.

Haciendo contacto con su  frustración y enfado alivió su ansiedad y  volvió a su casa y  le dijo a él como se sentía. Afortunadamente poco después el tuvo su operación. Y él está vivo hoy.

Otra frase popular hoy que oscurece este problema  en cuestión (El “asunto”, “issue”, por así decirlo) es “It’s not about…it’s about…” “No se “trata de”…se “trata de…” “Trata de” (“about”) gira alrededor de lo que se quiere hablar, incluso lo evita, en su vaguedad. Yo no quiero saber de que no se trata, o incluso de lo que trata. ¡Dime específicamente lo que estás diciendo! Ve al grano, por favor.

Imagina la victima de un accidente siendo trasladada a la sala principal de traumas de la sala de emergencias. Uno de los médicos empieza a examinar al paciente. Cuando otro doctor se acerca, la enfermera grita,” ¡Su presión arterial esta bajando rápidamente!” El nuevo doctor pregunta,” ¿Por qué el vientre de este paciente está distendido? ¿Cuál es su estado?” El primer doctor responde,” Bueno, no se trata de su brazo roto o de su conmoción cerebral.”El nuevo doctor pregunta, “Sí, entonces, ¿Cuál es su estado? El primer doctor responde, “No es acerca de su diabetes, es acerca de un asunto con sangre en el abdomen.” “¿Qué?” Dice el segundo doctor”

Cuando las personas salpimientan su discurso con esta frase, siempre mantienen la comunicación vaga, desenfocada y superficial. Evitan la identificación concisa de lo que se está presentando y cualquier problema o dificultad es inmediatamente oscurecido. En consecuencia la resolución de problemas reales no puede ocurrir, ¿Cómo puede uno empezar a coger la responsabilidad de un problema o de las propias acciones? Una sociedad sin responsabilidad no puede tolerar la autoridad natural. Estamos haciendo de nuevo referencia a nuestra cultura anti-autoritaria actual.

Luego hay, lo que algunos llaman “el discurso símil”. En otro tiempo de la provincia, de “Valley Girls,” este se ha convertido ahora en una forma común de hablar. “Yo era como, ‘¿Quieres decir? ¿Cómo pudiste?’” O, “Yo estaba, como muy enojada.” ¿Estabas realmente enojada? ¿Estabas enojada, como si estuvieras enojada?

Una joven mujer en tratamiento estaba hablando sobre que estaba rompiendo con su novio. Ella estaba tratando de darle sentido a todos sus sentimientos. Mientras hablaba decía, “ Yo estaba, como, tan herida. Pensé acerca de todo el, como, tiempo , que habíamos pasado juntos. Y, como, lo conocía desde que tenia, como 17.” Ella se fue por este camino y, a pesar de que yo podía sentir la intensidad detrás de sus palabras, estaba empezando a quedarse atrapada en su narrativa. Estaba claro que necesitaba sentir sus emociones realmente con el fin de tener claro que hacer. Amablemente le sugerí que tratara de no utilizar la palabra “como” (“like”). Continuó hablando atrapándose a si misma cada vez que un “como” se colaba. En cuestión de minutos dijo que podía sentir su desamor y empezó a sollozar. Esto no únicamente le proporcionó alivio, sino que fue entonces capaz de ver la relación con su novio más claramente, lo que la llevó a mantenerse en su decisión de romper con él.

El “discurso símil”  es siempre una “banda de frenado” emocional. La persona empieza a hablar, algunas emociones comienzan a construirse y entonces “como” lo detiene todo. Después de “como” la intensidad disminuye, las emociones se acumulan de nuevo hasta la próxima interrupción. El “discurso símil” se vincula con otras dos formas. La primera, “bla, bla, bla”parece haberse elevado a la respetabilidad. Uno a menudo oye, “ Y él era, como,’bla, bla, bla;’ y yo era, como…” Aunque aparentemente casual, este uso de las palabras es desdeñoso de lo que se está hablando. En realidad muestra desdén, incluso desprecio, por los sentimientos, personas o situaciones que están siendo descritos. Dice en efecto, “lo que pasó o fue dicho fue tan deficiente, tan por debajo de mi, que no voy a darle palabras” Como un comportamiento social general, lo que puede parecer a algunos como benigno contribuye a una perdida de civismo en el discurso, evidenciando el deterioro social actual.

El otro uso del “discurso símil” acompaña a lo que yo llamo “discurso moderno de la onomatopeya”. La onomatopeya se define como “la formación o uso de palabras como un zumbido o murmullo que imita los sonidos asociados con los objetos o acciones a los que se refiere.” En el viejo programa de televisión de Batman, “BANG” i “POW” fueron deletreados.

Los ejemplos de hoy incluyen “Yo estaba como eee-yah-ooo” o” Ella dijo eso y yo estaba whooooah! El cirujano de urgencias pregunto a su colega “¿Cómo es de grave el sangrado interno?” su colega replicó, “ Es como yeeow whoooah!

El lenguaje ha sido siempre usado para iniciar la interacción social incluyendo aquellos que son románticos y amorosos basados en la atracción entre dos personas. Hoy se escucha, especialmente entre los jóvenes, “¿Quieres salir?” (Esto siempre significa dos camisas secándose en un tendedero antiguo, agitándose en la brisa. Ocasionalmente las mangas se tocan, haciendo mínimo contacto.) Que diferente si uno dice “Vamos a salir juntos” o “Vamos a pasar un tiempo juntos” o incluso más emocional “Me gustaría pasar algún tiempo contigo”. Todas expresan un deseo de cercanía, implicando calidez, y posiblemente aún más. Dejando a parte que hoy se oye “Vamos a juntarnos…y CHILLLL”.

Otro término usado por los jóvenes pero ahora también por otros es “conectar”. Esto puede significar muchas cosas, como besarse o tener sexo, habitualmente sin emoción o apego.

Aunque este termino se acerca más a decir realmente lo que describe, es usado de una forma que connota un incidente perfectamente normal.” Conectar”, sin embargo, suena mecánico, desprovisto de emoción, como el acoplamiento de los vagones de tren. Dudo que la gente escuche esto en este término que ha ganado una cierta respetabilidad a causa de su uso frecuente y común. También está ampliamente aplicado a una variedad de comportamientos y de ahí lo más confuso para una joven mujer cuando un hombre joven le dice, “¿Quieres conectar”?

Hoy, la oferta para “conectar” es a menudo precedida de “salir. “ Un hombre joven que estaba en tratamiento se quejó que no estaba llegando a ninguna parte con la joven mujer de la que estaba enamorado. Me dijo lo que quería decirle:” Realmente me gustaría pasar algún tiempo contigo y conocerte. Pienso que res muy bonita. Tus ojos son increíbles y amo tu sentido del humor.”  La vez siguiente que la vio le dijo,” ¿Quieres pasar un rato, justo relajarnos?” Su acercamiento, que ocultaba sus verdaderos sentimientos, hizo que su oferta sonara informal, incluso impersonal, casi como si tanto le importara una cosa o la otra.  Esto puso un enfriamiento  definitivo en la situación y la joven mujer rechazó su invitación.

Actualmente las personas dicen, “Estoy tan bipolar hoy” en lugar de describir su estado de ánimo, tristeza o felicidad manifiesta. Considera el uso diario del término “adicto al sexo” como con el golfista Tiger Woods y las revelaciones publicas de su vida extramarital. ¿Qué significa realmente? En otro tiempo podía haber sido llamado un “adultero,” un “galanteador,” o un “tramposo,”. Si hubiera sido soltero, podría haber sido llamado un “Don Juan,” o un “traidor” (“Two-timer”) todas las palabras con  poder y sentimiento. En el pasado, si alguien era golpeado y muerto por el tren, las noticias decían, “hoy, un hombre de 30 años fue muerto por el tren” Hoy uno escucha, “Un hombre de 30 años en la vía del tren  produjo  un “golpe de traspaso” (“trespasser strike”) ¿“un golpe de traspaso”? ¿Qué es eso?

 

La corrección política

 

Finalmente, unas palabras acerca de la corrección política o el lenguaje de lo políticamente correcto. Aparentemente bien intencionado, se censura el habla y se impone la rígida moral que busca eliminar cualquier palabra o  frase considerada ofensiva o posiblemente ofensiva a un grupo identificado, usualmente visto como victimizado por la sociedad en general. En realidad, en términos de resultados, hace que la gente sea consciente de si misma, destruye la espontaneidad, neutraliza el lenguaje y lo despoja de cualquier vivacidad o emoción visceral. Consideremos por ejemplo, como “deshonestidad académica” ha reemplazado “estafa;” “familia mono parental” ha reemplazado “hogar roto;” “entidad no autónoma” ha reemplazado “feto;” y “extranjero indocumentado” ha reemplazado a “inmigrante ilegal”. La evolución de lo políticamente correcto se refleja en   el Concierto Anual de Navidad… el Concierto Anual de Vacaciones…el Concierto Anual de Invierno… el Concierto Anual de Fin de Año…el Concierto Anual. Otro ejemplo son las palabras de la canción “Old Man River” La introducción original era: La gente negra trabaja en el Mississippi; la gente negra trabaja mientras la gente blanca se divierte…” Esto evolucionó en  “La gente de color trabaja en el Mississippi…” y aún más tarde, “Todos trabajamos en el Mississippi todos trabajamos mientras la gente blanca se divierte…”

Un ejemplo sorprendente de “las personas primero” la regla en lo políticamente correcto viene de NAACP.  A esta organización de derechos civiles, fundada en 1909, siempre se le hace referencia por sus siglas como resultado de lo políticamente correcto. Su nombre, de hecho, es Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color. Imagina la reacción de horror si uno hubiera utilizado la frase “personas de color” en  un aula o en una fiesta de coctel. Sin embargo, la versión de la “gente primero”, “persona de color”, es utilizada comúnmente y considerada socialmente aceptable.

 

Conclusión

He descrito y resaltado algunas palabras  y frases comunes y su uso que, desde my observación, son un impedimento en la vida de las personas, y en su terapia. Ellas disfrazan, oscurecen, desinfectan y de alguna forma esconden lo que la persona realmente está sintiendo. Esto refleja una superficialidad defensiva que le quita riqueza, profundidad y emoción a la vida.

 

( Traducción del inglés por Ascensión Martínez)

 

 


jueves, 7 de abril de 2022

ARTICULOS ORIGINALES- Dr. Carles Frigola

 Saludos, compartimos con vosotros este enlace al blog del Dr. Carles Frigola, donde encontrareis un interesante artículo sobre una experiencia suya personal grupo-analítica.

Esperamos que pueda ser de vuestro interés


.https://cfrigola-psiquiatra.blogspot.com/2022/04/la-muerte-de-un-psicoanalista-una.html







jueves, 24 de marzo de 2022

ARMADURA Y MÚSICA

 Buenos días, en esta ocasión nos gustaría compartir con vosotros el articulo publicado por Thomas Lorango   en el nº VII de la revista " Offshoots of Orgonomy". “Offshoots of Orgonomy”: es una revista que se empezó a publicar  en Nueva York por colegas y discípulos de W. Reich a partir del 1980. 

Saludos.





 

ARMADURA Y MÚSICA

por

Thomas Lorango

 

 Hace siete años me  obligué a examinar mi armadura y sus efectos en la música, me sentí tan apasionadamente como un profundo pero ingenuo pianista.! Aunque el camino ha sido y continúa siendo, difícil, los resultados han sido mucho más gratificantes y profundamente satisfactorios de lo que hubiera podido imaginar.

A través de la música, pensé que podía expresar los sentimientos que no tenían otra salida en mi vida, usando el piano como consuelo para la depresión y la soledad me había sentido como de niño.

Empecé a tocar el piano a la edad de cinco años, lo acepté rápidamente y me encantaba. En cuanto crecí, pasaba  todo mi tiempo libre practicando y finalmente separado del resto de mi vida. Es virtualmente imposible practicar dos o tres horas al día, ir a la escuela, hacer los deberes y que te quede algo de tiempo para divertirte. Aunque me di cuenta de que esto impedía cualquier tipo de infancia saludable, hasta el día de hoy me siento que la práctica constante y continuada de niño es la llave para una técnica fluida y natural más tarde en la vida. ¡Pobre de mí!, el dilema del artista.

Dejé mi casa a los 16 años para entrar en el Instituto de Música Curtis en Filadelfia, a los diecisiete estaba estudiando el Quinteto de Piano de Brahms con la conductora de música de cámara Karen Tuttle. Formé un grupo de música de cámara para estudiar este quinteto, un trabajo con gran lirismo, pasión y heroico poder, y me sentí totalmente capaz de tocar la pieza- hasta  nuestra primera lección con Karen Tuttle. Ella trató de explicarme que yo estaba cortando mi energía contrayéndome antes de cada acorde que tocaba, produciendo así un sonido feo sin significado real. Yo no entendí de que estaba hablando, es más, pensé que ella estaba realmente loca. Sin embargo, algo al respecto sonaba cierto en lo más profundo  de mí, insinuándome que volviera a ella para escuchar más.

Los puntos de vista de Ms, Tuttle eran desafiantes y me forzaban a reexaminar  la crítica predominante de mis otros profesores---que sentí más de lo que proyecté. Pero me pregunté ¿Qué tiene que ver esto con la tensión muscular? A lo largo del resto de ese año (y en los años que siguieron). Trabajé constantemente con Ms. Tuttle, tratando de entender los conceptos orgonómicos que estaba explicando. Finalmente, pasó. Una verdadera oleada de energía vino a través de la música y me golpeó como un rayo. La música de repente se hizo viva y sentí una libertad y una profundidad  de expresión que nunca antes había experimentado. Pero, tan rápido como vino, se fue. Tenía que ver con algo sobre lo que yo no tenía control, algo orgánico.

Fue entonces cuando Karen Tuttle me dio “La Función del Orgasmo” para leer. Lo devoré, sintiéndome eufórico, aliviado, asustado y nauseabundo. Tocó una cuerda tan profunda que enfermé. Pero empecé la terapia al día siguiente con un médico orgonomista. Me había dado cuenta de que lo que proyectaba mi forma de tocar era la lucha dentro de mí por sentir, no la belleza de la música. Aunque traté de hacer los cambios necesarios de la noche a la mañana y convertirme en un pianista completo al día siguiente, el proceso lleva siete años hasta ahora y aún continúa.

De niño, había escuchado a los grandes músicos del pasado reciente (Arthur Schnabel, Pablo Casals, Fritz Kreisler, Wilhelm Furtwängler, etc.), sintiendo que tenían una comprensión poco común de la música. Sus grabaciones suenan con la vida y me conmovieron profundamente. Ahora comencé a darme cuenta que cuanto más armado está el hombre, menos capaz es de sentir y proyectar la gama completa y profunda de emociones encerradas en las grandes obras de arte. A menudo había estado insatisfecho con los conciertos que había oído de estudiante, sintiendo que las actuaciones eran generalmente frías y mecánicas. Sabía que todos éramos capaces de más, que tenía más que eso en mi---pero, ¿Cómo sacarlo?

La terapia orgonómica fue la respuesta que había estado buscando  durante esos años, Todo empezó a cambiar: mi punto de vista, mis sentimientos, la forma de tocar y mis relaciones. Vi  que neurótico era en realidad, pero también de lo que era capaz, de lo que todos somos capaces.

Mientras mi cabeza comenzaba a despejarse, fui capaz de empezar a tratar con mi vida y mi música productivamente, con menos obstáculos en mi camino. Pero también tuve de aceptar el hecho de que mi crecimiento emocional y musical coexistían y que no podía apresurarlo. Mi tocar se abriría orgánicamente, no con más y más practica mecánica. Desafortunadamente, muchos profesores de música, hoy en día, no reconocen la estrecha relación entre lo físico, lo emocional y lo musical. En cambio, la expresión se enseña a través del método y la técnica, que nunca tiene éxito por sí misma, hora descubrí que a medida que comencé a sentir y experimentar mi vida, podría comunicarla y compartirla a través de la música.

A medida que me vuelvo más saludable, la audiencia se vuelve más entusiasta y receptiva en mis conciertos. Parecía que cuanta más energía era capaz de liberar más emocionada estaba la audiencia. Sin embargo, yo no estaba preparado para la reacción de algunos de mis colegas y profesores. Mientras algunos de ellos estaban felices de que yo hubiera empezado a “abrirme”, otros estaban ofendidos y prensaban que me había vuelto demasiado salvaje y apasionado. Me di cuenta de que si continuaba por este camino tendría que aceptar el hecho de que las reacciones hacia mi música serian más fuertes, tanto más positivas como más negativa. Cuanta más energía mueves, más fuerte es la reacción de la gente hacia ti. ¿Pero, qué otro camino tienes para seguir una vez que has empezado a moverte en dirección a la libertad?

He continuado usando los principios de la orgonomía como base de mi vida y mi trabajo, y nunca me he sentido tan satisfecho. Quizás más personas comenzaran  a darse cuenta de que su armadura es un factor importante que habita en su arte y que es su responsabilidad como artistas hacerle frente. Las grandes obras de arte provienen de una combinación de cerebro y corazón, como expresiones del flujo libre de la conciencia.

Desafortunadamente, nosotros, los que interpretamos la gran música, no siempre tenemos éxito, y nuestras interpretaciones pueden ser superficiales. Hemos de estar en contacto con la salud y el matiz de la emoción dentro de nosotros mismos para dar vida a las grandes obras maestras.

La música puede ser una de las cosas más bellas de la vida, sacándonos de nuestras rutinas diarias a un nivel más alto de consciencia. Soy afortunado de tener la oportunidad de alcanzar esto a través del conocimiento del trabajo de Reich con la ayuda de Karen Tuttle, quien es una influencia singular en mi vida, tanto a nivel musical como personal, de la misma manera que lo es para muchos otros.


* Traducción del original en inglés por Ascensión Martínez