viernes, 30 de mayo de 2014

LA MEDICINA ORGONÓMICA- EL CARÁCTER MASOQUISTA ( III )


Esta tercera entrada es la continuación de la última entrada subida al blog el dia 18 de mayo y corresponde al artículo publicado por el Dr. Carles Frigola en el número 27 de la revista bimensual GiroSalut que en esta ocasión trata sobre el carácter masoquista


La represión del exibicionismo

En el caso concreto de la mujer masoquista, ésta posee en su estructura de carácter unos rasgos que la hacen inconfundible. En primer lugar existe una especie de “relincho”, “una queja constante” que refleja el sufrimiento interno, que siempre está presente y es real. Las razones de la aparición de este rasgo ( la queja y el lamento) hay que buscarlas en el sostenimiento y agarrotamiento de su musculatura pélvica, que otorga a su organismo un tipo específico de espasticidad que es el resultado del choque de dos fuerzas opuestas: la permisividad sexual y la prohibición.

Así que aparece en ella un constante dejarse ir y un controlarse. Está realmente encadenada y no puede liberarse. Como en el juego infantil de tirar de la cuerda, ella se encuentra precisamente en medio, entre los dos equipos. Para liberarse de estas cadenas internas debe usar, presionar, coaccionar y provocar, etc., a al gente a su alrededor, así ellos harán el trabajo emocional que le correspondería a ella.

El hábito resultante es este rasgo tan molesto de quejarse por cualquier cosa cuando se encuentra cerca de las personas próximas, a las que quiere y aprecia. Las atormenta una y otra vez, provocándoles reacciones, a veces violentas, lo que le sirve para aliviar la tensión que sufre. La mujer masoquista aprovecha ahora para colocar a los demás en una situación de “haber perdido los estribos por su culpa”.

De esta manera, en un círculo sin fin, puede justificar de nuevo la expresión del odio reprimido y volver a provocar de nuevo a los demás.


( continuará).

domingo, 18 de mayo de 2014

LA MEDICINA ORGONÓMICA-EL CARÁCTER MASOQUISTA ( II )

Aquí tenéis la continuación de la entrada subida al blog el día 11 de mayo y que   corresponde  al artículo publicado por el Dr. Carles Frigola en el número 27 de la revista bimensual GiroSalut  sobre la estructura de carácter masoquista.

...


El carácter masoquista es provocativo en extremo, tortura a los demás buscando que alguien le relaje, pidiendo que le pinchen como a un balón lleno de aire a punto de explotar. Esto es debido a la excitación sexual de la piel. En realidad o en fantasía, la piel esconde los castigos, las palizas, los golpes, las azotainas, los pellizcos, los pinchazos y las quemaduras recibidos en la infancia.

El carácter masoquista siempre siente frío debido a la contracción espástica de las venas superficiales. Por esta razón, el contacto corporal con el objeto amado o un simple masaje resuelve la ansiedad, expandiendo así su organismo. Debido a esta debilidad en la piel siente un intenso a miedo a ser abandonado, o lo expresa con una excesiva demanda de amor. Pide constantemente un contacto emocional para calentarse y protegerse.

Su punto de vista es que “las cosas siempre han estado mejor en el pasado”, ya que nada actual es placentero o excitante. Debajo de esta actitud hay una gran cantidad de desprecio hacia los demás y que tiene que mantener en secreto.

En su conducta sexual le orgasmo tiene una curva de excitación muy baja, sin ninguna subida a acmé. Debido a la naturaleza de “empujar/parar” de su propia armadura, el acto sexual puede durar horas o no los termina nunca y volviendo a comenzar de nuevo. Se encuentra atrapado entre la permisividad y la prohibición. A menudo tiene fantasías de ser torturado y degradado, apretando el pene o el clítoris entre las piernas.

Cuando el niño/a atraviesa la etapa anal y se le niegan las demandas eróticas de esta zona, el desarrollo psico-afectivo de su personalidad queda bloqueado. Tales pulsiones pueden frustrarse cuando las funciones excretoras están siendo controladas por una madre vigilante que muestra un excesivo interés hacia el niño/a, sobretodo hacia sus necesidades corporales. Esto da lugar a la aparición de impulsos agresivos contra la persona represora, en este caso, la madre, mezclados con otros sentimientos contradictorios. Pero cuando estos impulsos sádicos quedan bloqueados por segunda vez, al no encontrar una salida externa, entonces se vuelven contra sí mismo. A este acto destructivo W. Reich lo denominó masoquismo y, en caso de ser excesivo, da lugar a la estructura de carácter masoquista.

Contrariamente a los demás caracteres pre genitales, el carácter masoquista siempre dependerá de los demás para relajar su propia tensión, no importa la persona que sea, ni el precio que tenga que pagar por ello. Jamás será capaz de relajarse por sí mismo.


A pesar de que el carácter masoquista busca el placer como cualquier persona, hay en él un mecanismo específicamente anti- económico que siempre le conduce al fracaso. Es decir, cualquier sensación de placer, cuando alcanza un cierto nivel, la percibe como una amenaza, un miedo al castigo. De esta forma, las sensaciones placenteras quedan inhibidas y se convierten y se experimentan como no placenteras o dolorosas. En el fondo de sí mismo, como nunca se ha dejado ir de verdad, hay en su organismo una gran intolerancia a la expansión y al movimiento (tanto físico como afectivo) siendo imposible el poder descargar las tensiones normales de la vida. Está como paralizado por dentro; es decir su quantum personal de agresividad natural lo tiene inhibido y completamente inmovilizado.

( continúa...)

domingo, 11 de mayo de 2014

LA MEDICINA ORGONÓMICA-EL CARÁCTER MASOQUISTA ( I )

Siguiendo con las estructuras de carácter en esta nueva entrada correspondiente al artículo publicado por el Dr. Carles Frigola en el número 27 de la revista bimensual GiroSalut encontrareis la información relacionada con el carácter masoquista.





LA MEDICINA ORGONÓMICA

EL CARÁCTER MASOQUISTA

El carácter masoquista ha abandonado definitivamente el nivel-fálico narcisista. La expresión de la agresión natural sana ha sido reemplazada por la conducta masoquista. Cualquier impulso placentero expansivo cuando ha alcanzado una cierta intensidad es percibido a nivel psíquico como una amenaza y a nivel somático como un dolor. Esto es debido a la gran espasticidad de su organismo, sobretodo en la superficie de la piel y en los genitales. Con esta contracción las sensaciones placenteras están bloqueadas y si llegan a alcanzar la piel, éstas se sienten como dolorosas. No tolera ni la expansión, ni el placer. Percibe las sensaciones de “dejarse ir” como una ansiedad de castración o disolución, como si el cuerpo se rompiera a trozos.

Según W.Reich, las demandas libidinales pueden hacerse desde cualquier zona erógena (ocular, oral, anal, fálico y genital). Si estas demandas se frustran se origina un impulso agresivo contra la persona frustrante, pero mezclado con la correspondiente excitación sexual. Este sería el sadismo. Cuando este mecanismo se bloquea, el impulso se vuelve hacia dentro, hacia el sí mismo y se convierte en masoquismo.

Al contrario que el simple neurótico, el carácter masoquista depende de los otros para relajar su tensión interior, por pequeña que sea. Es casi imposible poder descargar por sí mismo la tensión. Esto le otorga un estado de sufrimiento crónico. El carácter masoquista sólo puede permitirse a sí mismo el reírse sólo si le colocan en la diana de un chiste: si le retratan como una víctima. No tolera que le feliciten o alaben; interpretando maliciosamente los comentarios o boicoteando cualquier halago.


Es incapaz de expresarse emocionalmente y si lo hace aparece como un estúpido, invitando al ridículo. Está colocando a los demás en una situación comprometida o bien hace hincapié en los aspectos negativos de la vida. Estos sirven para “pagar con la culpa” y así poder alcanzar los positivos. Coacciona y provoca, molestando e incordiando a los cercanos: de esta forma podrá obtener algún alivio. En el fondo juega el papel del exibicionista.

( Continúa...)

domingo, 4 de mayo de 2014

LA MEDICINA ORGONÓMICA- LAS ESTRUCTURAS DEL CARÁCTER Y LOS TEMPERAMENTOS

 Esta nueva entrada es la continuación de la entrada editada en el blog el dia 27 de abril y que corresponde al articulo publicado por  el Dr. Carles Frigola en el nº 28 de la revista bimensual GiroSalut  en el que nos propone  una descripción de los temperamentos siguiendo a  Paracelso ( 1494-1541) .

. . .


Los sanguíneos.- Como dice su definición, la sangre predomina sobre los demás fluidos corporales. La tez es rosada, los ojos suelen ser claros o azules y los cabellos claros o rubios. Tienen un corazón vigoroso, que hace circular la sangre con rapidez, lo que le da a este carácter una vivacidad y un bienestar, aunque con la edad tenga tendencia a la robustez y a la gordura. Esto es debido al desgaste, ya que su economía energética mantiene la sangre de los sanguíneos siempre al “rojo vivo”.

Mentalmente es activo, pero superficial y mutable. Su sensibilidad es viva y aguda pero inconsistente. Es poco profundo y puede pasar de la risa y la carcajada al llanto profundo; del gozo a la tristeza.
Perdona con facilidad, porque aunque sufre de verdad por los agravios que experimenta en la vida, también es capaz de borrar la impresión dolorosa de una manera muy rápida. El corazón y los sentimientos se acomodan por instinto.

Con los amigos es sincero, tierno, abnegado y cariñoso. Los sanguíneos, por lo general, son amables, pero la amistad suele durar poco, ya que su corazón es inestable y tiende a cambiar fácilmente el objeto de amor. En ellos predomina el viejo proverbio: “Ojos que no ven, corazón que no siente”. Pueden sentir un profundo y amargo duelo por un familiar o un amigo que han perdido, pero en la conversación siguiente en el tanatorio puede salirle una sonora carcajada. O al revés, en medio de una fiesta o una situación social divertida, la presencia de una miseria de alguien cercano puede excitar su compasión y mostrar un sollozo y algunas lágrimas que no las reprimen. Son muy impresionables.

Los sanguíneos, tienen una inteligencia aguda, una buena memoria y una ardiente imaginación, pero también una gran pereza mental. Por decirlo de otra manera tiene más ardor que solidez. Sus impulsos son como leche hirviendo. Son buenos oradores, pero no son sabios en el sentido profundo del término. Con estas cualidades pueden alcanzar el éxito y el liderazgo rápidamente, ya que cuando hablan en público son encantadores y fáciles de palabra.

Son dichosos, joviales y de buen humor. Explican chistes con mucha gracia y suelen ser el centro de la atención en las reuniones sociales, ya que tienen mucha gracia en decir las cosas. Pero pueden llegar a ser en ocasiones vanidosos, mundanos e irreflexivos.

A los sanguíneos, les falta voluntad en sus acciones y suelen ser víctimas de los excesos, sobretodo en la comida y la bebida, ya que no tienen un freno para dominar los instintos.

Los sanguíneos si consiguen gobernar adecuadamente sus vidas son hombres y mujeres de grandes recursos, ya que son capaces de sacrificarse por una idea y su entusiasmo es contagioso. Asimilan rápidamente las cosas practicas y entran a saco en cualquier cuestión social y se “pegan” a ellas de una manera apasionada.

Tiene un corazón cautivador. Tiene también grandes anhelos para el bien común. Por esta razón, algunos sanguíneos se dedican a la política por vocación.

Pero como el carácter sanguíneo es inestable por naturaleza, algunos políticos suelen hacer promesas y juramentos de “todo corazón” a unos ciudadanos, sabiendo muy bien que los mismos juramentos y promesas los harán mañana a otros ciudadanos de signo contrario.

Como son agudos en los discursos, pueden penetrar ardientemente en los corazones ajenos. Son capaces de conmover a la demás personas en los mítines o en las apariciones públicas. Pero a los pocos días se habrán olvidado de las promesas que hicieron. La sangre de los sanguíneos circula demasiado rápido por la mente por así decirlo.


En el próximo número de Girosalut hablaremos de los biliosos o coléricos que son impetuosos, apasionados y voluntariosos.


El Dr.Carlos Frigola es psiquiatra, psicoanalista. Premio Pascual y Prats del Colegio de Médicos y de la Agrupación de Ciencias Médicas de Gerona. Dip. Tavistok Clínic y Institute of Human Relations. Londres.
 Director de la Fundación Wilhelm Reich. Miembro del American College of Orgonomy. Autor de diversos libros. Trabaja en la Clínica de Medicina Orgonómica de Creixell. Borrassá. Tel. 972 50 62 91.
 www. Wilhelm-reich.org y en el blog: compartir-wilhelmreich.blogspot.com