viernes, 21 de junio de 2013

LA MEDICINA ORGONÓMICA- EL CARÁCTER DEPRESIVO CRÓNICO ( I )

Continuando con las estructuras de carácter, esta nueva entrada corresponde al artículo publicado por el Dr. Carles Frigola en el nº 21 de la revista bimensual GiroSalut. El artículo describe las caraterísticas de una de las estructuras de carácter establecidas por W. Reich, en este caso trata sobre la estructura del carácter depresivo crónico.






LA MEDICINA ORGONÓMICA


CARÁCTER DEPRESIVO CRÓNICO

Dr. Carles Frigola



El carácter depresivo-crónico pertenece al grupo fálico-narcisista pero arrastra un bloqueo oral muy antiguo y profundo en su estructura de carácter. Tiene todas las cualidades del carácter fálico- narcisista, aunque el bloqueo oral enmascara- por medio de la depresión- su estructura agresiva y atlética.

Posee un yo débil aplastado entre un Super-yo (conciencia moral) muy primitivo y punitivo y las demandas del ideal del Yo que quieren ser fálicas. Es como un equipo de futbol que siendo de primera división ha bajado, a pesar de todo, a segunda división.

La depresión aparece cuando la rabia natural es totalmente tragada y retenida por la armadura oral. Así, su auto imagen es la de una persona insignificante y despreciable. El interés por el mundo va desapareciendo en la medida en que estas tendencias auto punitivas, que están contenidas en el segmento oral, se intensifican. Entonces el cuerpo se contrae, se arruga, pierde energía y deja de interesarse por el ambiente. Su atención se centra exclusivamente en sus propias necesidades narcisistas, que como hemos dicho no son fálicas sino orales. Esto explica el uso frecuente de los pronombres Yo y Mío. La proyección se remplaza por la introyección.

En el carácter depresivo-crónico los impulsos internos quedan desviados de su camino. Con la proyección, estos se desvían debido a las percepciones distorsionadas del mundo exterior. Con la introyección las falsas percepciones originadas desde dentro del individuo, es decir, de su propio mundo emocional, se utilizan como una defensa contra otros impulsos internos. Por esta razón, con el bloqueo oral se reactivan síntomas obsesivos u otros síntomas compulsivos, que en realidad no lo son. Por ejemplo, su actitud solitaria, rígida, moralizante y obsesiva, únicamente expresa su núcleo fálico que está inhibido por la represión oral. Su gran inhibición psíquica y corporal le impide mostrar en público la agresión que siente dentro de sí mismo.

El carácter depresivo-crónico muestra una personalidad muy sensitiva y romántica, pero incapaz de mostrar sus sentimientos. Es generosa y no es tacaña como el carácter obsesivo (que describiremos en otro número de Girosalut.)

Por su timidez y modestia aparenta ser una persona introvertida, pero en realidad no lo es. Se encuentra como dentro de una caja y no consigue expresarse. Parece estar muy bien ajustada socialmente- y así lo aparenta- pero su vida emocional es una olla a presión, un volcán a punto de estallar. Cuando el bloqueo oral se intensifica, sube la depresión. A veces la persona no está deprimida, pero entonces muestra una seriedad y una tristeza elegante.

Los contratiempos los soluciona con auto compasión, quejas y sentimientos de culpa. El fálico-narcisista puro culpa a los demás, el carácter depresivo se culpa a si mismo.

El carácter depresivo-crónico es extremadamente responsable, honesto, meticuloso y ordenado sin pasarse. Tiene en general un buen sentido del humor. Es breve, caustico y cínico, pero acaba con el auto-desprecio. Como tiene poca habilidad para defenderse de forma agresiva y su sentido de culpa lo fuerza a estar de acuerdo con cualquiera que le pueda llevar la contraria, todo lo siente como inadecuado. Es decir, esta metido en un callejón sin salida entre su culpa y su lucha por el éxito y su capacidad agresiva con el embregue del coche puesto, por decirlo de alguna forma.

(. . .)

No hay comentarios: