miércoles, 22 de junio de 2016

LA MEDICINA ORGONÓMICA. LA ALIMENTACIÓN ALQUIMICA ( Continuación)

Aquí tenéis la continuación del artículo que subimos al blog la semana pasada y que corresponde al que el Dr.Carles Frigola ha publicado  en el nº 40 de la revista bimensual GiroSalut. El articulo trata  sobre la alimentación Alquímica

(...)


Neumark creía que Juan de Temporibus conocía un secreto basado en los seis procesos cósmicos que resultan de la interacción de tres fuerzas o elementos básicos. La sal, el sulfuro y el mercurio, fuerzas ya probadas y reconocidas definitivamente por os alquimistas del Siglo XVII.

El lector ya habrá reparado que estos elementos no alcanzan lo que la farmacopea actual quiere decir cuando habla de ellos. La sal representa la estabilidad mental y la orientación temporal; el sulfuro es la movilidad mental al mismo tiempo que la orientación espacial, mientras que el mercurio es la fusión de los dos; el catalizador. Todos juntos dan lugar a las seis operaciones alquímicas: la coagulación, la disolución, la sublimación, la putrefacción, la separación y la transmutación. Esta última es la palabra clave de la alquimia. Una reacción que es a la vez somática (química)  y psicológica, como el paso de la enfermedad a la salud, de la vejez a la juventud, de la fachada social neurótica al núcleo del si mismo sano, de estar muerto emocionalmente a renacer hacia una nueva realidad. Siempre son cambios positivos y definitivos (nunca de degradación), como son la salud, la longevidad y la inmortalidad.

Curiosamente estas operaciones reflejan las seis formas en que el Sol, la Tierra y los Planetas se combinan de acuerdo con los tres procesos naturales que son la vida, la materia y la forma. Los hombres son seres vivos, poseedores de una bioenergia y, como tal, pertenecemos al Sol. Estamos compuestos de carbono, oxígeno, nitrógeno, hidrógeno y calcio (el 80% somos agua) y pertenecemos a la madre Tierra Gaia. También somos diferentes los unos de los otros en el color de la piel, en el tamaño de nuestro cuerpo, en la velocidad de reacción: todas estas cualidades se las tenemos que agradecer a los Planetas.

La medicina popular no ignora la interrelación que existe entre los diversos sistemas corporales: digestivo, muscular, sanguíneo, nervioso, etc. Además existe el sutil equilibrio entre el magnetismo de un metal, que corresponde a un planeta, y los plexos nerviosos correspondientes.
El libro de Neumark cita este principio básico, que es el verdadero concepto alquímico de la alimentación.

La alimentación, la respiración y el pensamiento participan de cronobiologías diferentes, pero curiosamente conectadas formando partes de divisiones micro cósmicas que definen el tiempo individual. Cada cosa en su justo momento. Durante el periodo de un día, el hombre come, respira y piensa, y en una vida de ochenta años lo hará durante veinticinco mil días.

El ciclo de la digestión de los alimentos dura, más o menos veinticuatro horas. La digestión del aire o respiración entres tres y cinco segundos, que es el periodo completo y definitivo del hombre. Esto es así porque en cada respiración somos capaces de llevar a nuestra mente un nuevo pensamiento. La verdadera alimentación alquímica no se basa exclusivamente en la asimilación de los alimentos. Poseemos otra clase de nutrición que es la de nuestras percepciones, por medio de las cuales incorporamos la vida “digerida” por nuestros ojos.


Así pues, nuestro tiempo mundano se compone de momentos para la percepción (digestión ocular), momentos para la respiración i plenitud (digestión del aire), nuestras comidas o digestión de los alimentos y finalmente nuestra propia vida, que el la digestión alquímica de todas nuestras experiencias. Seguiremos con el enigmático Sr. Neumark y con los procesos humanos de crecimiento y decadencia en el próximo número de Girosalut.


El Dr.Carlos Frigola es psiquiatra, psicoanalista. Premio Pascual y Prats del Colegio de Médicos y de la Agrupación de Ciencias Médicas de Gerona. Dip. Tavistok Clínic y Institute of Human Relations. Londres.
Director de la Fundación Wilhelm Reich. Miembro del American College of Orgonomy. Autor de diversos libros. Trabaja en la Clínica de Medicina Orgonómica de Creixell. Borrassá. Tel. 972 50 62 91.

www. Wilhelm-reich.org y en el blog: compartir-wilhelmreich.blogspot.com

miércoles, 15 de junio de 2016

LA MEDICINA ORGONÓMICA. LA ALIMENTACIÓN ALQUIMICA


A continuación compartimos con vosotros el articulo publicado por el Dr. Carles Frigola en el nº 40 de la revista bimensual GiroSalut sobre la alimentación Alquímica. La conexión entre alimentación , respiración y pensamiento. 
Esperamos que lo disfruteis. 









LA MEDICINA ORGONÓMICA


LA ALIMENTACIÓN ALQUÍMICA

Dr. Carles Frigola


El deseo de alargar la vida es tan antiguo como el hombre. Los alquimistas árabes, partiendo del xerion griego, trabajaron arduamente en la elaboración del al-ikir, de donde proviene la palabra elixir, que rea, según la tradición, el polvo seco de la piedra filosofal, la que producía la longevidad. Los alquimistas experimentaron en su propio organismo los efectos del elixir de la larga vida y todos ellos la gozaron hasta una edad muy avanzada. Raimon Llull vivió hasta los 80 años; Alberto Magano vivió hasta la respetable edad de 87 años, Arnau de Vilanova hasta los 73, Roger Bacon hasta los 80 años y Bernat de Trevissà hasta los 84 años, teniendo en cuenta que en aquellos tiempos la esperanza de vida no superaba los 35 años.

Siguiendo la ruta alquímica de Luigi Cornaro, un noble veneciano que vivió cien años (1467-1566), autor del libro Discorsis della Vita Sobria, me encuentro en la primavera del 1983 en el Monasterio de Poblet. Allá, en su biblioteca, esperaba encontrarme el libro definitivo que me daría la clave que serviría para adentrarme en el caput Nili, y esta vez en la compañía de un maestro invisible. Cada año al llegar las primeras calores, tengo la costumbre de pasar unos días conviviendo con los monjes, participando de las reglas de S. Benet, disfrutando de su hospitalidad y de algo que hoy en día se puede considerar un lujo aristocrático, que es, ni más ni menos que el silencio; una experiencia de la habla tantas veces Josep Pla.

Había leído en los últimos trabajo de C.G.Jung que había subrayado la existencia de conexiones entre visones, lo sueños y lugares magnéticos. Su término localización psíquica corroboraba la idea de que las visiones y los sueños de un mismo arquetipo tenderían a pasar en la misma localización geográfica, independientemente del tiempo y la cultura. La creencia de que ciertos lugares son especialmente favorables para la búsqueda del si mismo, lugares que servían para conectar a la persona con sus arquetipos exactos, me llevó a escoger Poblet como punto de partida. Tal creencia probablemente fuera compartida por otros muchos escritores y pensadores que escogieron este lugar para sedimentar sus ideas y plasmarlas en  el papel.

Hay dos universos mundanos que constituyen el que hacer espiritual de un monasterio cisterciense: el refectorio y el escriptorim. Fray Maria Berenguer era el maestro-cocinero de Poblet que ejerció su tarea “angelical” durante más de veinticinco años, era un poeta y un verdadero alquimista. Sus guisados, compotas i ratafías de nueces eran esperados con deleite. Pero lo más inversemblante era que Fray Albert conocía los aforismos de Luigi Cornaro.

“Al que quiera comer mucho yo le recomiendo comer poco, ya que el comer poco larga la vida y, a fin de cuentas, quien ha vivido más años es quien ha comido más”

Con el permiso del Abad y la ayuda inestimable de Fray Marc Vallés (que bien nos podría obsequiar algún día con el esperado libro Pla i Poblet), una de las personas que realmente conocía al escritor de Llofriu, tropecé, después de mucha paciencia y tiempo, con algunos viejos manuales de alquimia. Había empezado el camino hacia nuestro enigmático personaje Juan de Temporibus.


En mis manos cayó un curioso libro editado en Valencia el año 1830 con un título muy sugestivo: La medicina sin médico: manual de la salud para prevenir y curar enfermedades sin asistencia ajena; un autentico libro de autoayuda, como diríamos hoy en día. En este libro se cita varias veces al Sr. Neumark, que había publicado a principios del Siglo XVIII, a Ratisbona, antigua capital de Baviera, un raro opúsculo  que trataba de los medios alquímicos para poder llegar a una edad avanzada. Describe muchos ejemplos de personas que, siguiendo sus consejos, habían vivido entre noventa y cien años. Aún así, el personaje que mas impresionó al Sr. Neumark fue Juan de Temporibus, que murió en Alemania el 1028 y que había sido escudero del emperador Carlomagno, lo cual le hizo suponer que poseía un elixir que le permitía llegar a una edad más que respetable: con toda seguridad fue la persona más vieja de la Edad Media.

( continúa...)



jueves, 2 de junio de 2016

LA MEDICINA ORGONÓMICA - LA TRAMONTANA Y LA SALUD ( continuación)

Aquí tenéis la continuación del articulo editado en el blog el pasado 16 de mayo y que ha sido publicado por el Dr. Carles Frigola en el nº 39 de la revista bimensual Girosalut.


(...)

ELS TOCATS DEL BOLET

Algunas setas son alucinógenas. Las setas entran en la gastronomía popular en el siglo XVIII de la mano de las mujeres.
Aquí incluiría la locura de los cocineros y restauradores, que con su locura han hacho de la cocina un arte. Los más populares de los “tocats del bolet” serían Ferrán Adrià, los hermanos Roca y el cocinero Subiros del Motel. Ellos serian los alquimistas actuales, como Arnau de Vilanova que fue el médico el rey Jaime II a quien curó de todas sus dolencias. Dentro de esta tipología incluiría  a mi antiguo amigo (cocinero del Monasterio de Poblet) Fray Albert María Berenguer o la Lidia de Cadaqués que estaba enamorada de Eugeni D’Ors y que cocinaba en Cadaqués para los surrealistas amigos de Dalí. Allá en Poblet- en donde cada año acostumbraba a pasar unos días con los monjes- encontré un libro sobre la cocina medieval del siglo XV. Algunas de sus recetas la publiqué en el libro “Los Ángeles Caídos”.

Y finalmente ELS TOCATS DE LA TRAMUNTANA
Joan Maragall definió El Ampurdán como El Palacio del Viento. Todos tenemos la necesidad de crear mitos, porque sin mitos no hay identidad colectiva. Cada pueblo tiene la necesidad de crear un mito, como las fiestas populares: del “allioli”, del conejo, de la cereza, del aceite, del paisaje, del queso, del buñuelo, del vidrio, etc. En Creixell, mi pueblo, también hemos creado el mito: “ El Caballero Templario Dalmau de Creixell” que ganó la batalla de las Navas de Tolosa el año 1212. En Figueras encontramos el mito del general Álvarez de Castro, héroe de los sitios al Castillo de Figueres i Girona. Todos los “tocats de la tramuntana” tienen unas actitudes sanas, egocéntricas i etnocéntricas como el naturalista Jordi Sargatall, con su locura creativa por los pájaros y las cigüeñas.
Los lectores habéis de diferenciar entre enfermedad mental y locura. Antes en psiquiatría no estaba muy claro. Una vez separada la enfermedad mental de la locura, podemos decir que todo el mundo tenemos un momento delirante en la vida. Y suerte que lo tenemos. Porqué la parte loca de la mente está conectada con la parte creativa. La escuela moderna del psicoanálisis ha descubierto que tenemos en nuestro inconsciente un inmenso potencial y la necesidad de expresar-lo con la creatividad humana. Un mundo mítico e inconsciente que está dentro de todo ser humano y que es necesario descubrir y liberar. Esta podría ser una de las tares del psicoanálisis.
El viento de tramontana crea a los lunáticos ampurdaneses con nuestras típicas manías: nos saludamos o no según el estado de ánimo del momento (según como sopla el viento). Tal como decía Pere Corominas: “Si no fuera por la tramontana, ni vosotros los ampurdaneses seríais tal como sois, ni esta plana no seria el Ampurdán”.

El Dr.Carlos Frigola es psiquiatra, psicoanalista. Premio Pascual y Prats del Colegio de Médicos y de la Agrupación de Ciencias Médicas de Gerona. Dip. Tavistok Clínic y Institute of Human Relations. Londres.
Director de la Fundación Wilhelm Reich. Miembro del American College of Orgonomy. Autor de diversos libros. Trabaja en la Clínica de Medicina Orgonómica de Creixell. Borrassá. Tel. 972 50 62 91.
www. Wilhelm-reich.org y en el blog: compartir-wilhelmreich.blogspot.com