lunes, 16 de enero de 2017

EL PSICOANÁLISIS-Teoría y fundamentos de la técnica III

Hemos iniciado un nuevo año, que deseamos os traiga  experiencias nuevas y enriquecedoras. Por nuestra parte queremos aportar nuestro granito de arena y continuamos las publicaciones en el blog, que esperamos sean de vuestro interés.

Las últimas entradas en el blog trataban sobre las etapas del proceso psicoanalítico; habíamos dejado al paciente en el verano de la mente. 

En el siguiente articulo publicado por el Dr. Carles Frigola en el nº44 de la revista bimensual GiroSalut nos habla sobre el otoño de la mente.







EL PSICOANÁLISIS 

Teoría y fundamentos de la técnica

Dr. Carles Frigola

En los anteriores números de Girosalut hablamos de las etapas por las cuales transcurre todo el psicoanálisis. Dejamos al paciente en la 2ª etapa (el verano de la mente) en donde ya había conseguido la unión en su mundo interno de las funciones maternas y paternas. Unión entre lo masculino y lo femenino de la mente en donde se asentará el reconocimiento de la realidad psíquica de uno mismo, de los otros y de la capacidad simbólica. El interés por los objetos internos o externos no es tanto por los beneficios que se obtienen de su uso (emocional, económico, sexual, etc.), sino por lo que representan simbólicamente. Importa más su cuidado que su uso. En este momento empieza el auto-análisis verdadero, que es diferente de las pretensiones de sabiduría y omnipotencia de la etapa anterior (la primavera de la mente).

Esta 3ª etapa podríamos llamarla ansiedad pre-orgástica. Pasa que las sensaciones de placer corporales expansivas de libertad que experimenta el paciente por primera vez en su vida van llegando al segmento pélvico. El paciente no tolera la onda expansiva que tiene lugar inevitablemente en el proceso terapéutico.

Aparece entonces una nueva contracción en el organismo del paciente y la reaparición de los síntomas tempranos infantiles que eran los que le causaban tanta ansiedad y por los que buscó y pidió ayuda terapéutica. El paciente se queja  de que ahora se siente peor que nunca, que la terapia no ha conseguido nada y que nada tiene sentido. Es como el juego de la oca, en donde el paciente vuelve a la casilla de salida. Protesta porque no quiere abandonar la parte infantil de la personalidad. No quiere dejar de ser niño o niña. En este momento aparece en la mente un objeto emocional que es totalmente bueno junto a otro que es totalmente malo. Todo el mundo emocional propio y el de los demás se ve en blanco y negro.

Esta ansiedad pre-orgástica ocurre, de manera espontánea, a las mujeres después de dar a luz. Se sienten muy confundidas en el momento en que empieza la verdadera lactancia y el hecho de que serán madres toda la vida. Con seguridad, nunca más volverán a conciliar el sueño como antes.

Cuando surge en el psicoanálisis la posibilidad de abandonar definitivamente la parte infantil de la personalidad, el paciente lo siente como la pérdida del pecho materno (el futuro destete). Se produce una defensa contra la finalización del análisis y una desconfianza en la fuerza del analista, que ahora queda a merced de las partes infantiles agresivas y sádicas de su paciente.

Muchos pacientes abandonan el psicoanálisis en este momento como el aficionado/seguidor que abandona el partido de fútbol de su equipo 20 minutos antes de acabar cuando su equipo esta perdiendo. No confía en la fuerza de recuperación y remontada de su yo interno.

( continúa. . . )

No hay comentarios: