domingo, 30 de junio de 2013

LA MEDICINA ORGONÓMICA. EL CARÁCTER DEPRESIVO CRÓNICO ( II )

Continuación de la entrada editada en el blog el dia 21 de junio correspondiente el artículo publicado por el Dr. Carles Frigola en el nº 21 de la revista bimensual GiroSalut. Tal como indica al principio de su artículo es la descripción de una de las estructuras de carácter establecidas por W. Reich, en este caso trata sobre la estructura del carácter depresivo-crónico.


( continuación )

La vida es “una prueba constante”, pero como pertenece al grupo fálico-narcisista su gran determinación hace que siga adelante. Incluso llegando a veces, en su desesperación, a manifestaciones histéricas.

Su habilidad crítica es mejor que su habilidad creativa y el ridículo le llena de amargura. Esto le lleva a enfermar de la vesícula biliar. Es muy calmado, es un “gentelman”, incluso se permite dejarse ir emocionalmente en un intento de romper las cadenas.

Envidia a los fálicos narcisistas puros y quiere la libertad para sus restricciones orales, pero no puede romper las fuertes esclusas de las contenciones internas. Tiene un fuerte impulso sexual, pero está inhibido por el moralismo, preocupado en exceso por la propiedad, tanto como por sus sentimientos inadecuados. El hombre depresivo-crónico tiene miedo de ser ridiculizado por la mujer, a la que necesita en exceso debido a sus demandas orales. La mujer depresiva-crónica siente lo mismo respecto al hombre: necesita su afecto y atenciones constantemente.

El carácter depresivo-crónico prefiere el trabajo intelectual a los deportes o las actividades lúdicas. Es una persona muy educada, quieta, idealista y excesivamente sentimental. Se explica bien, pero frecuentemente es mal comprendido puesto que espera que los otros le entiendan enseguida sin ningún esfuerzo por su parte.

Como tiene poca gratificación en la zona oral, no es un gran orador, come poco y es frugal en sus dietas. Aún así, ocasionalmente disfruta como un gourmet, sobre todo si los platos son exquisitos y bien elaborados. En esto se distingue del carácter histérico que se defiende del placer oral, sobre todo en el besar y en disfrutar de la comida, ya que este carácter reacciona con disgusto debido a un rechazo del sexo y del erotismo.

El lector ya habrá reparado que el carácter depresivo-crónico es un carácter hamletiano ( Hamlet ). El único entre todos los caracteres que se atreve a enfrentar-se con el espectro del Super-Yo, pero que acaba dejando al Yo y al objeto de amor en una lucha sin esperanza.

Carlos Frigola es psiquiatra, psicoanalista. Premio Pascual y Prats del Colegio de Médicos y de la Agrupación de Ciencias Médicas de Gerona. Dip. Tavistok Clínic y Institute of Human Relations. Londres. Director de la Fundación Wilhelm Reich. Miembro del American College of Orgonomy. Autor de diversos libros. Trabaja en la Clinica de Medicina Orgonómica de Creixell. Borrassá. Tel. 972 50 62 91. WWW. Wilhelm.reich.org y en elblog compartir-wilhelmreich.blogspot.com

viernes, 21 de junio de 2013

LA MEDICINA ORGONÓMICA- EL CARÁCTER DEPRESIVO CRÓNICO ( I )

Continuando con las estructuras de carácter, esta nueva entrada corresponde al artículo publicado por el Dr. Carles Frigola en el nº 21 de la revista bimensual GiroSalut. El artículo describe las caraterísticas de una de las estructuras de carácter establecidas por W. Reich, en este caso trata sobre la estructura del carácter depresivo crónico.






LA MEDICINA ORGONÓMICA


CARÁCTER DEPRESIVO CRÓNICO

Dr. Carles Frigola



El carácter depresivo-crónico pertenece al grupo fálico-narcisista pero arrastra un bloqueo oral muy antiguo y profundo en su estructura de carácter. Tiene todas las cualidades del carácter fálico- narcisista, aunque el bloqueo oral enmascara- por medio de la depresión- su estructura agresiva y atlética.

Posee un yo débil aplastado entre un Super-yo (conciencia moral) muy primitivo y punitivo y las demandas del ideal del Yo que quieren ser fálicas. Es como un equipo de futbol que siendo de primera división ha bajado, a pesar de todo, a segunda división.

La depresión aparece cuando la rabia natural es totalmente tragada y retenida por la armadura oral. Así, su auto imagen es la de una persona insignificante y despreciable. El interés por el mundo va desapareciendo en la medida en que estas tendencias auto punitivas, que están contenidas en el segmento oral, se intensifican. Entonces el cuerpo se contrae, se arruga, pierde energía y deja de interesarse por el ambiente. Su atención se centra exclusivamente en sus propias necesidades narcisistas, que como hemos dicho no son fálicas sino orales. Esto explica el uso frecuente de los pronombres Yo y Mío. La proyección se remplaza por la introyección.

En el carácter depresivo-crónico los impulsos internos quedan desviados de su camino. Con la proyección, estos se desvían debido a las percepciones distorsionadas del mundo exterior. Con la introyección las falsas percepciones originadas desde dentro del individuo, es decir, de su propio mundo emocional, se utilizan como una defensa contra otros impulsos internos. Por esta razón, con el bloqueo oral se reactivan síntomas obsesivos u otros síntomas compulsivos, que en realidad no lo son. Por ejemplo, su actitud solitaria, rígida, moralizante y obsesiva, únicamente expresa su núcleo fálico que está inhibido por la represión oral. Su gran inhibición psíquica y corporal le impide mostrar en público la agresión que siente dentro de sí mismo.

El carácter depresivo-crónico muestra una personalidad muy sensitiva y romántica, pero incapaz de mostrar sus sentimientos. Es generosa y no es tacaña como el carácter obsesivo (que describiremos en otro número de Girosalut.)

Por su timidez y modestia aparenta ser una persona introvertida, pero en realidad no lo es. Se encuentra como dentro de una caja y no consigue expresarse. Parece estar muy bien ajustada socialmente- y así lo aparenta- pero su vida emocional es una olla a presión, un volcán a punto de estallar. Cuando el bloqueo oral se intensifica, sube la depresión. A veces la persona no está deprimida, pero entonces muestra una seriedad y una tristeza elegante.

Los contratiempos los soluciona con auto compasión, quejas y sentimientos de culpa. El fálico-narcisista puro culpa a los demás, el carácter depresivo se culpa a si mismo.

El carácter depresivo-crónico es extremadamente responsable, honesto, meticuloso y ordenado sin pasarse. Tiene en general un buen sentido del humor. Es breve, caustico y cínico, pero acaba con el auto-desprecio. Como tiene poca habilidad para defenderse de forma agresiva y su sentido de culpa lo fuerza a estar de acuerdo con cualquiera que le pueda llevar la contraria, todo lo siente como inadecuado. Es decir, esta metido en un callejón sin salida entre su culpa y su lucha por el éxito y su capacidad agresiva con el embregue del coche puesto, por decirlo de alguna forma.

(. . .)

domingo, 9 de junio de 2013

PRINCÍPIOS DE BIOFÍSICA ORGÓNICA ( IX )

Esta es la continuación de la entrada publicada en el blog el día 29 de Mayo sobre el artículo editado en la revista Sciencies Orgonomiques , adaptación de un texto del Dr. Richard A. Blasband expuesto en la Cuarta Conferencia Internacional de Orgonomía, Munich (RFA), Junio 1984.
 Esta entrada pone fin al  artículo del Doctor Richard A. Blasban  que hemos creido interesante compartirlo en el blog.

( Traducción del original en Francés )


Docteur Richard A.Blasband
Médicin orgonomiste et psychiatre, Stocktown, New Jersey
Membre du Collège Américain d'Orgonomie, New York
Responsable de la Commission pour la Recherche Scientifique du College Américain d'Orgonomie
Directeur des Laboratoires de Recherche Oranur, Rosemont, New Jersey



LA SUPERPOSICIÓN ORGONÓTICA: CREACIÓN DE LA MATERIA DE LOS HURACANES Y DE LAS GALAXIAS.




Una última función de la energía orgónica es la de la superposición, función común a lo vivo y a lo no vivo. Reich se dio cuenta de que en la atmósfera la energía orgónica se manifestaba bajo la forma de partículas en movimiento, de miles de minúsculas partículas en movimiento constante. Uno puede percibirlas en el cielo, con buen tiempo vesículas flotantes por todas partes con un movimiento en espiral; se acercan descienden rápidamente y luego desaparecen. Reich observó el torbellino de estas vesículas de energía sobre el techo de la cámara de orgón y él se dio cuenta de que el movimiento ondulatorio en espiral era el movimiento fundamental de la energía orgónica. Denominó a este movimiento “ ondas rotatorias” ( KrW=Kreis Welle). Reich se dió cuenta de que el proceso de la creación de la materia a partir de la energía era un fenómeno de superposición. Por ejemplo los huracanes son el resultado de la superposición de dos corrientes de energía. El sistema tormentoso se desplaza a una cierta latitud y a una cierta longitud siguiendo una dirección precisa: esto e4s lo que da a los huracanes su forma y su movimiento específicos. Nosotros sabemos que los huracanes son enormes vórtices de remolinos en espiral en una cierta dirección. Reich tomó la conclusión que la dirección de los huracanes dependía del movimiento y de la dirección de la superposición de dos corrientes de energía bien distintas:

1)La corriente de energía ecuatorial ( a la cual es debida la rotación terrestre);
2)La corriente de energía orgónica galáctica que atraviesa la tierra siguiendo un ángulo preciso ( que Reich pudo determinar gracias a cálculos de astrofísica) Reich estaba igualmente convencido que las galaxias se forman gracias a la superposición de dos corrientes energéticas. He aquí el proceso. Enormes nubes cósmicas difusas empiezan a arremolinarse en espiral gracias al movimiento rotatorio de superposición de dos corrientes de energía presentes en el espacio. En el mismo punto de superposición de las dos corrientes, la masa se condensa y cada vez se forman más densos racimos ( 10).

La superposición es una de las funciones fundamentales de la naturaleza, es por este proceso que la masa se crea, sea en las galaxias en los huracanes o en los seres vivos. Dos corrientes de energía pura (una corriente llegando de una dirección y otra corriente llegando de otra dirección) comienzan a girar entorno la una de la otra muy rápidamente y luego se superponen; en el punto de reunión, por lo tanto se activa un torbellino espontáneo en la fusión y es en este momento que la masa se crea.

Para Reich la fuerza de gravitación es una función de la superposición de dos sistemas energéticos. La luna no es atraída hacia la tierra y los planetas no giran alrededor del sol a causa de la fuerza de gravitación, al menos mecánicamente como lo entienden los científicos. Las fuerza gravitacionales si existen: Reich las ha comparado a dos hermanos que se desplazan juntos en el cosmos pivotando et girando entre ellos. Son parte de una misma corriente de energía de donde han salido y- todo formando parte de la corriente energética cósmica-las fuerzas gravitacionales se desplazan en el espacio ejerciendo mutuamente una atracción orgonótica.

En los seres humanos encontramos la superposición en el abrazo sexual. Los dos organismos se superponen y fusionan al nivel de la pelvis en donde el movimiento espontáneo y simultáneo engendra una descarga energética y una liberación de líquidos corporales ( esperma, líquido vaginal). Durante el abrazo sexual hay fusión de dos corrientes de energía, de dos sistemas energéticos. Hay intercambio energético mutuo, una sensación de expansión, uno se siente parte del cosmos puesto que nuestro campo energético se dilata y las corrientes de nuestra energía sobrepasan los límites de nuestro campo energético habitual para fusionarse con el de nuestra pareja. Durante el acto sexual experimentamos verdaderas sensaciones cósmicas. En la mayoría de las personas esto sucede muy raramente pero sucede. Nosotros tenemos un deseo impetuoso de formar parte del cosmos, es decir de hacer fusionar nuestro propio campo de energía con el del universo. Nosotros, los humanos, tenemos constantemente esta nostalgia de fusión cósmica porque nos es imposible- por nuestra coraza- de dejarnos ir a tales sensaciones cósmicas. Si somos capaces de esta fusión con el cosmos en nuestra vida de cada día, en nuestro trabajo, en el abrazo sexual, no sentiremos tan constantemente esta nostalgia tan profunda del cosmos. Es precisamente este deseo de pertenecer al cosmos el que se encuentra en la base de las religiones ( oración y otros rituales místicos) e incluso de la búsqueda científica.