viernes, 26 de diciembre de 2014

LOS BIÓNES DE ARCILLA (III)

Esta es la continuación de la entrada publicada en el blog el dia 10 de diciembre y que corresponde a el artículo publicado por el Dr. Guiseppe Cammarella en la revista Sciencies Orgonomiques  3r Année nº11-1988.

Radiación orgónica local por biónes de arcilla

Reich dice:

“El antiguo método de cuidados por medio de las cataplasmas de arcilla era bastante sensato. El barro es una tierra rica en biones y por lo tanto rica en energía orgónica. Aún así, no es posible disponer de ella siempre y su aplicación es poco práctica, y complicada. La experiencia vigésima ha permitido saber como extraer y luego aplicar la energía biológica presente en el humus. Con esta experiencia podemos obtener lo que sigue:

1) Agua rica en orgón que se puede utilizar para estimular el crecimiento (plantas, etc.);

2) Copos obtenidos por la congelación del agua biónica. Estos copos tienen una importancia teórica fundamental para comprender la biogénesis primaria

3) de la tierra rica en biones, recogemos los biones de tierra, residuos de la filtración del agua orgónica, y los conservamos en seco en bolsitas de tela de diferentes dimensiones que cosemos después. El tratamiento consiste en humectar una de las bolsas de biones de tierra y aplicarla sobre la parte dolorosa o inflamada. El dolor desaparece rápidamente y, como la energía orgónica es administrada por vía externa, se evita al organismo un cierto esfuerzo sistémico, ya que sólo tiene que utilizar toda la energía de que dispone para luchar contra la inflamación de la zona afectada. (1)

Podremos elegir, colocar la arcilla sobre la piel directamente o contenida en las bolsitas: cualquiera que sea la forma de emplearla, la arcilla aporta su fuerte carga energética, puesto que contiene biones portadores de energía orgónica. Antes de ser mezclada con agua, la arcilla está en estado inerte y contiene esta energía. El agua ha liberado no únicamente los biones sino también la energía que estos contienen. La arcilla actúa siempre y en todas partes puesto que contiene la energía orgonica del cosmos que difunde en el organismo; absorbe al mismo tiempo el DOR presente en el organismo enfermo, existe pues un proceso de limpieza radical.

Uso medico de la arcilla

Como todo remedio natural, la arcilla permite a los síntomas exteriorizarse y pone en evidencia el estado real del organismo. Los biones de arcilla, además de su efecto energético, tiene otros efectos tales como: una acción bactericida, una acción revitalizadora de los glóbulos rojos; el aumento del poder amortiguador  del cuerpo, la neutralización de residuos nitrogenados; la eliminación de los ácidos, etc. (3)

La arcilla tiene el doble poder de extraer y luego absorber los elementos tóxicos o de estimular su evacuación. Dado que ella destruye las bacterias, puede utilizarse para descontaminar el agua. Posee propiedades antisépticas, antibióticas y antitóxicas (sobretodo contra ciertos venenos).

La eficacia de la arcilla es sorprendente. Actúa tanto sobre las enfermedades internas como sobre las enfermedades cutáneas o lesiones de todas clases. La actuación de la arcilla se ha demostrado eficaz en casos de disentería, quemaduras graves, picadas de insectos y de toda clase de afecciones agudas y crónicas. En los casos graves, si ella no cura directamente, facilita o activa los otros cuidados. Cualquiera puede encontrar en la arcilla una ayuda preciosa  e inmediata en caso de necesidad.

 La arcilla se puede aplicar seca, en polvo, (ciertas enfermedades de la piel); bajo la forma de barro y aplicada en cataplasmas frías o calientes según la región a cuidar y según la enfermedad. Puede ser también tomada disuelta en agua, por vía bucal. Su empleo está vivamente aconsejado durante el embarazo por aplicaciones en el bajo vientre cada noche. Con este método natural de protección y de prevención, la mujer encinta se aparta de eventuales complicaciones.

Es particularmente interesante notar la acción ejercida por la arcilla sobre la radioactividad (4):

“Sobre un organismo que ha sufrido los efectos de las radiaciones (radio o otra radioactividad), la arcilla actúa en un principio aumentando la radioactividad, después la absorbe. Protege pues, de alguna forma, todo organismo expuesto a radiaciones nucleares (esto ha sido observado de forma experimental y explicada), lo que es muy importante actualmente, donde cada uno de nosotros está expuesto, a pesar de esto a numerosas sustancias radioactivas- por no citar que el polvo radioactivo en la atmosfera,  que proviene de los ensayos atómicos. La arcilla ejerce una atracción eléctrica negativa hacia las partículas de carga positiva. Dado que la mayoría de toxinas del organismo están cargadas positivamente, ellas son atraídas irresistiblemente por la arcilla”. (5, 6,7)

No hay ninguna duda de que la arcilla es una fuente natural de energía vital. Los que viven en un entorno muy polucionado (o cargado de DOR)- y que no pueden por tanto utilizar el ORAC para absorber estas toxinas deberán tomar en consideración los poderes naturales de la arcilla y hacer uso de ellos. (8)

1)-REICH,W.:La biopathie du cáncer.Payot Paris,1076
3)-DEXTREIT,R.:L’argile qui guérit. Editions de la Revue Vivre en Hrmonie, Paris 1969
4)-ABEHSBERA,M.: The ealing clay. Swan House Publishing Co.,N.Y.,1977.
5)-REICH,W.: “ Die antinukleäre Strahlungswirkung der Kosmischen Orgon Energie”.
Internationale Zeitschrift für Orgonomie, 1: 2: 1951.
6)-HOPPE,W.: “Orgon Energie gegen Atom Energie”.I.Z.O.,1:3:1952
7)-HOPPE,W.: “Puede el radium o los rayos X combinarse con la terapia orgonica?” Folia Clínica Internacional, 1072,p.360.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

LOS BIONES DE ARCILLA ( II )

Esta es la continuación de la entrada publicada en el blog el dia 1 de diciembre y que corresponde a el artículo publicado por el Dr. Guiseppe Cammarella en la revista Sciencies Orgonomiques  3r Année nº11-1988.

...
Seguidamente hemos observado al microscopio, por una parte la mezcla de una gota de la probeta nº 1 con una gota de sangre; por otra parte la mezcla de una gota de la probeta nº 2 con una gota de sangre.

Hemos observado lo siguiente:

1) Los biones de arcilla ejercían una atracción intensa sobre las hematíes. Una vez las hematíes atraídas, había formación de un puente orgonótico ( radiaciones que pasan de un bión a otro y viceversa: el intercambio de energía sucede en los dos sentidos) También había luminación ( excitación del sistema bión de arcilla-hematie, y en particular del halo orgonótico) La atracción sucedía siempre en el sentido hematíe/bión de arcilla, teniendo este en efecto un potencial orgonótico más elevado ( el intercambio de materia sucede siempre de la sustancia de potencial orgonótico menos elevado a aquella de potencial orgonómico más elevado*(1)

2) La desintegración de las hematíes en biones estaba considerablemente desacelerada.

3) Las hematíes parecían “ energizadas” y emitan radiaciones más intensas que las hematíes ordinarias ( fig 8)

Cualquier tipo de arcilla dejada embeber de agua y  inflada el tiempo suficiente, se desintegrará siempre en biones. La rapidez de la desintegración dependerá de la forma  en que se haya preparado los biones de arcilla ( dejar embeber durante una hora o más en el agua, o bien en suspensión en la autoclave durante quince minutos) La arcilla pasada del autoclave pierde su carga energética mucho antes que la otra.

 Hemos continuado nuestra búsqueda utilizando los procesos siguientes:

1) Hemos diluido el polvo de arcilla con agua destilada en una probeta que hemos colocado en un congelador a -10º. Después de 4 horas, hemos sacado la probeta y hemos podido señalar que el agua estaba congelada y que a medio camino y en el centro de la probeta había finas partículas aglutinadas. Esta preparación parecía liberar energía y uno se sentía bien mirándola.

2) Entonces , hemos situado esta misma probeta en un centrifugador a 3400 revoluciones, durante 3 minutos.

3) Hemos situado finalmente la probeta en una autoclave, a 120ºC, durante 20 minutos. La observación directa- inmediatamente después del paso por la autoclave- nos mostró una preparación apenas turbada, con un depósito de arcilla en el fondo de la probeta.

4) Hemos cogido un poco de esta arcilla depositada en el fondo de la probeta y la hemos calentado hasta la incandescencia, después la hemos mezclado  a una solución fisiológica.

A pesar de haber sometido la arcilla a esta “tortura” de laboratorio, de nada sirvió: los biones de arcilla estaban siempre allí, dotados de una muy fuerte pulsación, llenos de energía ( Fig.9).

Hemos notado algunos fenómenos interesantes, inexplicables y de los que no hemos buscado la causa.

Aquí están:

-La solución agua destilada- biones de arcilla era más turbia que la del grifo-biones de arcilla.

-La solución agua del grifo- biones e arcilla pasada  a el   autoclave mostró biones más grandes y más coloridos que aquella del agua destilada.

- Se produjo un efecto Arco-Iris, cuando juntamos una gota de sangre a una solución de agua destilada-biones de arcilla. Inmediatamente después de la formación de un puente orgonótico entre los biones de arcilla y los hematíes, estas últimas “desparecieron” en el interior de los biones de arcilla, lo que dio una estructura concéntrica, como un medallón con los colores del Arco-Iris.

-La presencia de la arcilla impidió la sedimentación de la sangre después de la centrifugación. La solución quedó rojiza incluso después de 24 horas (Cf. Fig.10)

-En la solución acuosa de arcilla observada al microscopio después de 12-24 horas se notaba la disposición típica de los biones- disposición lineal ( Cf.fig.11 y 12)- que precede siempre a la restructuración de los biones en estructuras simili-protozoarios.

Por el contrario, un fenómeno que puede ser explicado por la acción energizante-radiante de la arcilla es el siguiente. Situamos una gota de sangre sobre una lámina, y una gota de sangre mezclada a biones de arcilla sobre otra lámina. La observación al microscopio de la primera lámina después de 40 minutos, mostró una desintegración total de las hematíes en biones, mientras que la desintegración estaba casi ausente en la segunda. Un estudiante, que trabajaba ese día conmigo en el microscopio, exclamó. “ ¡Después de ver esto, voy a comer  arcilla todos los días!”. Es necesario recordar al lector que la desintegración rápida de las hematíes es siempre un mal signo en el diagnóstico.

Al contrario, cuando la desintegración de las hematíes en biones es lenta, más el organismo tiene buena salud. Sin embargo, es necesario precisar que observaciones recientes, realizadas por los biólogos del Colegio Americano de Orgonomia de la First International Global Radiation Victim Conference ( New York, 1987) han mostrado  que el grado de desintegración biónica de las hematíes es, hoy, acelarado de forma crónica en el conjunto de la población, y es a causa de la atmosfera oranur en la que vivimos todos nosotros. Se considera un buen tiempo de desintegración de la s hematíes el que va de 20 a 30 minutos (2).

1.Cf. Capacidad orgonotica. Sciences Orgonomiques, nº 1. 1986, page 27.
2.Cf.Fièvre focntionnelle.Ibidem, pag 30.


lunes, 1 de diciembre de 2014

LOS BIONES DE ARCILLA

En una entrada anterior habíamos comentado como cualquiera célula hemática cuando es sacada de los vasos sanguíneos y se la aísla del cuerpo humano empieza a perder energía,  pero la energía se reorganiza y toma la forma de una unidad mas primitiva anatómica: el bión.
En esta ocasión queremos compartir con vosotros/as este interesante artículo del Dr. Giuseppe Cammarella.



LOS BIONES DE ARCILLA
Dr. Giuseppe Cammarella
Orgonomiste, Nice
Fellow, The American College of Orgonomy, Princeton, USA
Chairman, the A.C.O. in Europe.


La arcilla, un género de tierra  grasa e impermeable, conocida desde la antigüedad por sus propiedades curativas, tiene el valor para ser considerada a la luz de la orgonomía, bajo el aspecto teórico y práctico.

ALGUNAS OBSERVACIONES DE LABORATORIO

Estas observaciones han sido efectuadas en dos veces. La primera vez, en otoño-invierno 1977, en el Laboratorio Oranur de Ottsville, en Pensilvania, con la asistencia del Dr. Richard Blasbland. Utilizamos arcilla roja del tipo Jordan, un microscopio óptico Reichert dotado de un objetivo de inmersión Leitz-Wetzlar y permitiendo aumentos hasta 3400 veces. La segunda vez, en otoño 1987, en el Laboratorio E.F. Baker de Princeton, en Nueva Jersey ( Estados Unidos), con la asistencia de Mr. Steve Dunlap, técnico biólogo  y asistente de investigación en el Colegio Americano de Orgonomia. Utilizamos arcilla verde Bonneterre; un fotomicroscopio Zeiss (transmitted –light III) dotado de una cámara Contarex de 35mm y permitiendo aumentos hasta 5000 veces; un autoclave; un centrifugador ( Clay Adams Physicians Compact 0131).

No siendo yo mismo biólogo, este trabajo sufrirá ciertamente de muchas limitaciones. Querría subrayar sin embargo, que la observación de los biones es una cosa muy fácil  y al alcance de todo el mundo, con la sola condición de querer mirar en un microscopio y de no dejarse asustar por el carácter extremamente vital de los biones (y los de la arcilla en particular). En mis observaciones, no he tenido en cuenta ni las condiciones atmosféricas ni el índice  DOR.

Hemos empezado por observar al microscopio la arcilla seca: nada más que agrupaciones inertes e inmóviles, ningún signo de vida. Entonces, hemos triturado la arcilla en un mortero de madera, durante algunos minutos, hasta obtener un polvo muy fino. La observación al microscopio nos mostró un principio de desintegración en biones, sólo en la periferia de los grupos , pero usencia total de pulsación ( fig. 1).Posteriormente hemos depositado polvo de arcilla en dos probetas, una conteniendo agua destilada, la otra conteniendo agua corriente. Después de haberlas agitado bien, hemos procedido como sigue. Hemos dejado la probeta conteniendo agua destilada y arcilla en contacto con el aire durante dos horas ( probeta nº 1). Hemos cerrado la otra con una tapa con cierre hermético  ( probeta nº 2); después de una hora y tres cuartos la hemos puesto en autoclave ( a 120° y 1,2 Kg/ cm² de presión). Hemos observado a continuación las dos preparaciones- nº 1 y nº 2 al microscopio.

En la preparación nº 1, hemos notado pequeñas masas de dimensiones diferentes. Las más grandes inmóviles, tenían una membrana periférica, gruesa, bien definida, rígida y rodeada de un  halo luminoso homogéneo ( Fig.2). Contenían diversas estructuras que empezaban a disolverse  para dar vesículas. A medida que la membrana de delimitación se adelgazada y empezaba a disolverse, las vesículas -que  mientras tanto  se estaban formando- comienzan a presionarse contra ella ( Fig.3). Poco después la membrana se rompió por diversos lugares  y en este momento las vesículas empezaron lentamente a soltarse de ella y a desplazarse libremente en la solución acuosa ( Fig. 4 y 5). Cuando las vesículas se encontraron en estado libre, observamos la aparición alrededor de ellas de un halo de tamaño variable según el espesor de las vesículas. Estas vesículas ( o biones) eran altamente móviles y muy vivaces: si dos de ellos se encontraban, era suficiente que sus dos aureolas se tocasen para que la excitación y el movimiento fueran aumentados ( Fig.6).

Observando la preparación nº2 al microscopio, no encontramos más que vesículas muy pequeñas (Fig. 7). Dicho de otra forma, la desintegración en biones había sido acelerada por el autoclave. Había biones de diferentes formas ( ovalados, oblongos, redondos); eran capaces de moverse ( oscilación, rotación, pulsación); emitían rayos azulados. Ningún rastro de bacterias. ( Uno puede pasar al autoclave la arcilla tantas veces como se quiera - a unas temperaturas capaces de destruir las bacterias- y uno obtendrá siempre biones de arcilla).

( continúa )

martes, 18 de noviembre de 2014

LA MEDICINA ORGONÓMICA- Las estructuras del Carácter y los Temperamentos-El carácter flemático

El contenido de esta entrada es el mismo que el editamos en el blog el dia 9 de noviembre y que corresponde al artículo escrito por el Dr. Carles Frigola en el nº31 de la revista bimensual GiroSalut y que en esta ocasión nos habla sobre el carácter flemático. Por si no habéis podido leer bien el texto.


LA MEDICINA ORGONOMICA

Las estructuras del carácter y los Temperamentos

El carácter flemático

Dr. Carles Frigola

Las personas con un carácter flemático, en las cuales el sistema flemático o linfático se ha desarrollado en exceso a expensas del sistema sanguíneo, tienen por lo general un aspecto flojo y un cierto aire de insignificancia, con un cuerpo grueso y pesado.

Su rostro suele ser pálido, su nariz carnosa y ancha. Pero debemos observarlos más de cerca, porque debajo de su fachada externa a veces poco ventajosa a primera vista, que suelen ser personas apáticas y francamente perezosas y de faltos de fuerza, hay flemáticos de alta tonalidad emocional que se presentan como hombres y mujeres de gran valor. Éstos últimos son los que constituyen nuestro cuarto tipo de carácter.

Los individuos con un carácter flemático tienen una tez poco colorada, poca barba, cabellos ligeros y muy finos, ojos grises o verdes. Los músculos están poco desarrollados, con movimientos lentos y raros; tales son las señales exteriores para reconocer a los flemáticos. Su sensibilidad no es ni viva, ni fina, ni profunda. Los ataques injuriosos no les penetran muy adentro, ni les causan llagas muy dolorosas, como a los melancólicos.

No se sienten molestos por la falta de tacto que alguien puede mostrarles abiertamente, pero tampoco suelen sentir un gran placer por alguien que les colma de atenciones.

La inteligencia puede ser muy clara, es casi siempre juiciosa y prudente, pero no está enriquecida por la imaginación. Su lenguaje será claro, ordenado, justo y positivo. Lo que dicen, más que colorido tiene energía y es atractivo.

El trabajo científico, fruto de una larga paciencia y de investigaciones concienzudas, le conviene mejor a los flemáticos que las producciones originales en donde necesita tener el alma a flor de piel para realizárlas y disponer de pensamientos muy originales y personales. El corazón es bueno pero parece frío; se sacrifican hasta el heroísmo, si es preciso; pero raras veces este acto será espontáneo.

El carácter flemático es siempre reservado en la expresión de sus sentimientos porque su naturaleza es  áspera y ruda para toda clase de expresión. Todas sus cualidades emocionales las aprovecha él mismo primero para sus propios beneficios, aunque en el fondo desearía que los demás tuvieran más participación en sus expresiones.

La actividad es la nota distintiva del carácter flemático: es una actividad calmosa y mesurada. Mientras que los biliosos avanzan impetuosamente como un torrente, capaces de causar grandes estragos como de producir grandes acciones, el carácter flemático, por el contrario, se desliza majestuosamente como un río tranquilo, realizando grandes efectos también, pero sin causar ningún daño.

El poder de detenerse o el freno a la voluntad en los biliosos, es con frecuencia insuficiente. En el carácter flemático, por el contrario el freno tiene demasiada fuerza. Por esta razón el flemático es prudente, sensato, reflexivo, que obra con seguridad, que llega a sus fines sin violencia, porque aparta los obstáculos en lugar de romperlos.

Pero también puede perder las buenas ocasiones que le presenta la vida, porque tarda demasiado en ponerse en marcha; realiza menos obras, porque avanza con mucha lentitud y emplea en los actos energías demasiado débiles.

A él, como a los biliosos, les diríamos de buena gana: “Sed dueños de vosotros mismos”. Pero mientras que en el carácter bilioso el dominio de sí mismo consiste en contenerse y moderarse, en el flemático consiste en despertar y emplear sus fuerzas adormecidas.

El poder controlar las pasiones violentas y agresivas, diríamos que es fácil para los flemáticos. El deber dice al carácter bilioso: “Detente y abstente”. A los flemáticos les dice.”Despierta y trabaja.” Para ambos caracteres, la tarea es noble y difícil.

Por lo general, la actividad de los flemáticos suele ser fuerte, no se cansan nunca porque tienen la doble ventaja de la prudencia y la fecundidad. Sin embargo, al ser la actividad mesurada y prudente y demasiado débil y en muchos casos por debajo del nivel corriente, hace al carácter flemático un ser irreprochable, pero sin carácter.

Cuando el grado en la escala de actividad se acerca la cero, hace al carácter flemático un ser dormilón, vago, incapaz de ponerse en camino, o dando vueltas sin avanzar. El proceso terapéutico orgonómico, después de mucho esfuerzo, puede sacarles de su letargo.

El Dr.Carlos Frigola es psiquiatra, psicoanalista. Premio Pascual y Prats del Colegio de Médicos y de la Agrupación de Ciencias Médicas de Gerona. Dip. Tavistok Clínic y Institute of Human Relations. Londres.
 Director de la Fundación Wilhelm Reich. Miembro del American College of Orgonomy. Autor de diversos libros. Trabaja en la Clínica de Medicina Orgonómica de Creixell. Borrassá. Tel. 972 50 62 91.
 www. Wilhelm-reich.org y en el blog: compartir-wilhelmreich.blogspot.com

domingo, 9 de noviembre de 2014

LA MEDICINA ORGONÓMICA - El CARÁCTER FLEMÁTICO

Continuando con las estructuras del Carácter y los Temperamentos, en esta entrada editamos en el blog el artículo escrito por el Dr. Carles Frigola en el nº31 de la revista bimensual GiroSalut y que en esta ocasión nos habla sobre el carácter flemático.




martes, 14 de octubre de 2014

EL TEST SANGUINEO DE REICH COMO MÉTODO DE DIAGNOSTICO NATURISTA

El Dr. Reich introdujo el Test Sanguíneo de Reich (T.S.R) basado en su comprensión de la célula hemática ( el eritrocito) que consideraba como un sistema orgonótico ( energético) microscópico y como tal, participando de las mismas funciones biológicas que el organismo en su totalidad: tensión, carga, descarga y pulsación energéticas.

El siguiente escrito trata sobre mi experiencia con el Test Sanguíneo de Reich. Espero que lo disfruteis.


EL TEST SANGUÍNEO DE REICH


El Dr. Wilhelm Reich introdujo el Test Sanguíneo de Reich (T.S.R) El test da una Información sobre el estado energético del organismo como totalidad puesto que examina las células hemáticas en estado vivo. La sangre es el tejido más dinámico del cuerpo humano, y desde el punto de vista orgonómico, es un indicador muy fiable  del vigor biológico del organismo.

Cuando nos referimos al examen de las células hemáticas en vivo esto significa que observamos células vivas, sin contaminar ni teñir, sacadas del cuerpo humano y colocadas en un porta plano en la proporción de 1 gota de sangre ( obtenida por punción del pulpejo del dedo) por 6 gotas de suero fisiológico a 37ºC.

La primera vez que oí hablar del TSR fue en uno de los seminarios que la Fundación Wilhelm Reich organiza anualmente. Allí el Dr. Carles Frigola nos explicó el funcionamiento del test y lo ilustró con fotografías que forman parte del Fondo Documental de la Fundación (algunas de estas fotografías están publicadas en este mismo blog)

También en aquella ocasión pudimos ver como el Dr. Realizaba el test en vivo a una de las participantes en el seminario. En aquella época yo conocía muy poco la orgonomía y el trabajo de Wilhelm Reich pero lo encontré interesante.

Al cabo de unos años creí que era buena idea hacerme el test pero esta idea me producía cierta inquietud acerca de los resultados que pudiera obtener.

El tiempo ha seguido su curso y durante estos años mi interés por la orgonomía  ha ido en aumento, en mi trabajo he procurado aplicar los  principios orgonómicos en especial en mis talleres y he podido comprobar como las personas de cualquier edad adquirirían un mejor contacto y esto les proporcionaba mayor bienestar.

…Sin embargo aún tenia pendiente realzar mi test.

En junio de este año decidí realizarlo y realmente ha sido una experiencia que me ha conducido a la comprensión de la dimensión y la riqueza del Test  Sanguíneo de Reich.

Para documentar este artículo contamos también con la colaboración de otro paciente, en este caso un hombre joven que había presentado un cuadro clínico durante el último año que llevaron al Dr. Carles Frigola a aconsejarle la realización del Test con a fin de conocer su carga energética.

Este paciente accedió a que los resultados de su test pudieran ser publicados junto a mis resultados en una entrada para el blog.

Nuestro agradecimiento más sincero hacia él.


PROTOCOLO A SEGUIR Y PRIMERAS OBSERVACIONES

1.- Historia y examen biofísico
Previamente a la realización del T.S.R , hay que realizar una evaluación médica del paciente. Al historial se añade una entrevista diagnóstica, caracterológica y orgonómica que nos proporcionará datos vitales, biofísicos, psicológicos y caracterológicos sobre el paciente.

2.- Las manos deben ser lavadas meticulosamente con agua y jabón. No deben usarse alcohol o desinfectantes.

3.- Se utiliza un estilete estéril para la punción del dedo de la mano.

4.-Se realizan observaciones macroscópicas de la primera gota.

Ejemplo resultado de observaciones macroscópicas:

Mujer: Se observa un glóbulo compacto bien formado forma esférica tipo “bola de billar”
Hombre: El glóbulo es menos compacto, dificultad en formarse, el glóbulo es más fluido se desparrama ligeramente.

 5.- Una segunda gota de sangre se transfiere, a través de una pipeta Pasteur estéril a un porta excavado que contiene unas gotas de suero fisiológico a 37ºC.

Ejemplo resultado de observaciones microscópicas
 Forma.


Mujer: hematíes bien formadas




Hombre: Algunas hematíes están alteradas no presentan la forma circular.


En ambos casos se observa el campo de energía orgónica como una radiación lumiscente o “halo” ( aura), extendiéndose hacia el exterior desde la membrana celular.


Tiempo



Mujer: Al cabo de un tiempo formación de biones ( collar de perlas)

Hombre: La desintegración de la célula es más rápida, se forma en menos tiempo el collar de perlas


Cualquiera célula hemática cuando es sacada de los vasos sanguíneos y se la aísla del cuerpo humano empieza a perder energía, podemos decir que esta muriendo fuera del cuerpo, pero la energía se reorganiza y toma la forma de una unidad mas primitiva anatómica: el bión.

El proceso de desintegración bionosa es el mismo tanto en la sangre sana como en la debilitada mórbida, sin embargo, en el primer caso la desintegración se inicia con un nivel de energía mucho más alto. En ambas situaciones se produce un colapso de energía, sin embargo, la “tensión”, “ la vida”, la “energía” de una célula debilitada no es tan grande como la de una célula sana.



Resultados Análisis Bioenergético de la Sangre Test Sanguíneo de Reich











sábado, 4 de octubre de 2014

JORNADA DE OTOÑO 2014

En esta entrada podéis encontrar la información sobre la Jornada que la Fundación Wilhelm Reich organiza este año. En esta ocasión la cita es el  domingo 26 de octubre. 



FUNDACIÓN WILHELM REICH
CLINICA DE MEDICINA ORGONOMICA

Dr. Carles Frigola

Jornada de otoño en la Fundación  Wilhelm Reich

Domingo 26 d´Octubre de 2014

El objetivo de esta jornada es divulgar la obra de W. Reich, la orgonomía, su presente actual, su vitalidad y todas sus posibilidades en el futuro, creando un espacio de diálogo e intercambio. A partir del llibro de C. Frigola “Reich: Cuerpo y Psicoanalisis” estudiaremos las diferentes áreas de la orgonomía: médica, terapéutica, metereológica,  el acumulador (ORAC), social, orgonometría, etc.


TEMA : CREACIÓN DE LA ASOCIACIÓN CATALANA DE ORGONOMÍA. ACO.

Con la idea de juntar a aquellas personas en Cataluña que estén interesadas en compartir la extensa obra de Wilhelm Reich: psicoanálisis, análisis del carácter, medicina orgonómica, terapéutica, el acumulador de energía ORAC, orgonítes, meteorología, test bioenergético de la sangre en vivo, orgonometría, etc. proponemos la creación de la ACO: Asociación Catalana de Orgonomía. La ACO será una plataforma para la enseñanza y formación en Orgonomía  con acreditación y diplomas para los estudiantes inscritos y que tendrán acceso a la Biblioteca y los Archivos de la Fundación Wilhelm Reich.


LUGAR: Fundación Wilhelm Reich. Clínica de Medicina Orgonómica. Calle Dr. Frigola, 2 Creixell,  17770 Borrassá. Tel. 972 50 62 91.  www.wilhelm-reich.org  y  compartir-wilhelmreich.blogspot.com

FECHA: Domingo 26 Octubre, a partir de las 11 de la  mañana y todo el día

PRECIO:  80 € (incluye apuntes y dos libros sobre w. Reich).

PARA  TRAER:  Comida, bebida y apetito para compartir con todos los asistentes en los  jardines de la clínica. PARKING: gratuito

*   *   *   *   *

viernes, 26 de septiembre de 2014

LA MEDICINA ORGONÓMICA-Las estructuras del Carácter y los Temperamentos-El carácter colérico ( II )

 Aquí teneis la continuación de la entrada publicada en el blog el pasado 21 de septiembre que corresponde al  artículo escrito por el Dr. Carles Frigola en el nº30 de la revista bimensual GiroSalut y que en esta ocasión nos habla sobre el carácter colérico.

( . . . )

Si tienen más paciencia, no conocen tanto la delicadeza de sentimientos, comprenden menos el dolor de los otros, tienen en sus relaciones un tacto menos fino. La inteligencia se manifiesta en ellos en dos grados diversos. Cuando domina el trabajo muscular, son como atletas y no pensadores; el espíritu, ahogado en la materia, es calmoso, inepto par los ejercicios intelectuales. En los caracteres biliosos inteligentes, si el espíritu no es ni muy fino ni muy original, tiene por lo menos amplitud; adquiere conocimientos, acumula noticias. Prácticos, despejados, más bien que teóricos, los caracteres biliosos son más inclinados a obrar que a pensar, cuando escriben o hablan.

Sin que les falte corazón, no dan pruebas, sin embargo, de sentimientos tiernos. Los caracteres coléricos pueden llegar a ser impetuosos, difíciles de dominar, ahogando esas afecciones dulces y esos sacrificios desinteresados hacia los demás que dan testimonio de un corazón sensible. Y si no tienen cuidado, en su fiebre de actividad y en su ardiente deseo de llegar a sus fines, apartan y pisotean a las personas que les estorban. No se ve en ellos más que egoísmo, sin corazón ni emociones.

El carácter colérico está dominado por la necesidad de obrar. El reposo y la no-acción les repugnan a su naturaleza activa. Cuando no tienen una ocupación que los estimule, se dan prisa a buscar una, siempre están fermentando en su espíritu algunos nuevos proyectos. Apenas se han propuesto un fin, cuando se ponen manos a ala obra; no caminan o dialogan como los demás caracteres sino que corren apresuradamente hacia su objetivo.

Las demoras para llegar a él fatigan su impaciencia, lo que les molesta en extremo. Son muy distintos a los caracteres flemáticos que describiremos en el próximo número de Giro-Salut- que acostumbran a dejar para mañana lo que debería hacerse hoy.

El carácter colérico más bien hace hoy lo que debería concluirse mañana. Si encuentran obstáculos, no se detienen ante la dificultad. Nada les impide llegar al objetivo; van derechos a la barrera y se esfuerzan por derribarla. Pero si algo o alguien se les resiste, se vuelven violentos, duros, obstinados y coléricos; sus arrebatos de rabia son terribles y sus cóleras temibles. Si son vencidos o humillados guardan el odio en el corazón, hasta que haya sonado la hora de la venganza.

Los caracteres coléricos sanos serían de un precio inestimable ya que sabrían dominarse y gobernar sus energías. En sus manos los asuntos más difíciles llegarían al éxito. Porque serían aplicados, tenaces, perseverantes, sin molestar a las personas y sin suscitar oposiciones irreductibles. Esto se ve muy bien en el proceso terapéutico caractero-analítico.

Pero, cuando no han trabajado bastante para el dominio de su temperamento y la posesión impetuosa de sí mismos, se parecen a los trenes Ave lanzados a gran velocidad sobre una línea férrea, pero con malos instrumentos de seguridad o unos frenos que no son seguros. Son los clásicos carácter impulsivos, “borderline” o psicópatas. Desprovistos de un suficiente poder para detenerse, siguen sus instintos hasta el final.

En ocasiones el carácter colérico puede llegar a ser apasionado, autoritario, ambicioso y muy audaz. Tratan a los otros con una altanería que puede llegar hasta la crueldad. Todo debe doblegarse ante ellos. El único derecho que reconocen es la satisfacción de sus apetitos y la realización de sus designios.
Si estos caracteres coléricos entran en el proceso terapéutico orgonómico pueden llegar a ser dueños de sí mismos; dejan de ser precipitados; reflexionan antes de obrar y actuar y van desconfiando de los primeros actos impulsivos, que eran habituales en ellos. Se vuelven más calmados, reflexivos y dialogantes.


El Dr.Carlos Frigola es psiquiatra, psicoanalista. Premio Pascual y Prats del Colegio de Médicos y de la Agrupación de Ciencias Médicas de Gerona. Dip. Tavistok Clínic y Institute of Human Relations. Londres.
 Director de la Fundación Wilhelm Reich. Miembro del American College of Orgonomy. Autor de diversos libros. Trabaja en la Clínica de Medicina Orgonómica de Creixell. Borrassá. Tel. 972 50 62 91.
 www. Wilhelm-reich.org y en el blog: compartir-wilhelmreich.blogspot.com




domingo, 21 de septiembre de 2014

LA MEDICINA ORGONÓMICA-Las estructuras del Carácter y los Temperamentos-El carácter colérico

Saludos a todos/as, una vez acabado el periodo de vacaciones volvemos a estar otra vez de nuevo en el blog.

Continuando con las estructuras del Carácter y los Temperamentos, en esta entrada editamos en el blog el artículo escrito por el Dr. Carles Frigola en el nº30 de la revista bimensual GiroSalut y que en esta ocasión nos habla sobre el carácter colérico.




LA MEDICINA ORGONÓMICA
Las estructuras del Carácter y los Temperamentos
El carácter colérico

Dr. Carles Frigola

Según la medicina tradicional antigua existen cuatro caracteres o temperamentos: los sanguíneos, los melancólicos, los coléricos y los flemáticos. Los caracteres biliosos, también llamados coléricos, podrían llamarse también impetuosos, apasionados o voluntariosos. Tiene por característica la necesidad de actuar en el mundo externo y de gastar todo el combustible orgánico disponible. Diríase que están cargados de una electricidad de alta tensión, siempre dispuesta a transformarse en trabajo.

La sangre del carácter colérico es rica y abundante, corre a través de anchos conductos. Después de haber atravesado los músculos en acción, llega  a las venas ennegrecida por los productos de  la combustión orgánica. Estos residuos se depositan en la piel producen en esta una capa pigmentada. Por eso la tez es de un color que tira a morena, y aun a veces hacia el amarillo verdoso de la aceituna, como es frecuente en los países cálidos. Este color de la bilis debe ser el que ha hecho que se dé a este temperamento el nombre que lleva; porque es menos una sangre encarnada que una especie de bilis la que parece circular bajo la piel totalmente aceitunada o morena. Los ojos y los cabellos son negros o morenos, consecuencia del pigmento depositado en sus tejidos.

Estos rasgos pigmentados muy pronunciados dan al rostro un aspecto un poco rudo y una expresión severa. Gastadores de energía, los caracteres biliosos son con frecuencia delgados y secos: cuando tienen corpulencia, depende ésta menos de la robustez que del desarrollo de los músculos.
Dotados de gran actividad, la sensibilidad no es delicada, sino ruda. Las impresiones no son  ni vivas como  en los sanguíneos ni profundas y duraderas como en  los melancólicos. Como consecuencia, los caracteres coléricos son menos susceptibles, tienen menos tristezas y padecen menos sufrimientos morales que los demás caracteres.


( Continúa…)

sábado, 2 de agosto de 2014

NOTA: VACACIONES

 Como en años anteriores nos tomamos unos días de vacaciones, cargaremos las pilas y en septiembre nos volveremos a ver.
Os deseamos un buen verano!

domingo, 20 de julio de 2014

LA MEDICINA ORGONÓMICA - EL CARÁCTER MELANCÓLICO ( II )

 Esta es la continuación de la entrada publicada en el blog el dia 6 de Julio sobre las estructuras del Carácter y los Temperamentos  correspondiente al artículo publicado por el Dr. Carles Frigola en el número 29 de la revista bimensual GiroSalut .

...


El carácter melancólico, por regla general no es muy expansivo: no tiene el corazón en la mano por así decirlo, como lo tiene el carácter sanguíneo, sino muy en el fondo. Se parece a las flores a las que les molesta el menor soplo de frío, entonces se retrae, se oculta y padece en silencio.

Por esta razón puede parecer a los demás como un ser egoísta o introvertido, pero no lo es en absoluto ya que, si la situación lo requiere le puede llevar hasta la abnegación, sobre todo al lado de los enfermos.

La voluntad del carácter melancólico es más bien inconstante que débil, porque está con el nivel de las fuerzas físicas al mínimo. Puede estar deprimido cuando el trabajo le ha agotado o le atormentan los pensamientos interiores. Pero también es fuerte y generoso cuando un rayo de alegría ilumina su espíritu.

El carácter melancólico es variable: es amable, afectuoso, confiado y alegre en los buenos momentos, pero también puede ser sombrío, susceptible, retraído, pesimista y desanimado en horas malas. Su rasgo más llamativo es la inestabilidad: porque su yo se descompone fácilmente. En las fases de fatiga, que son frecuentes, experimenta abatimientos  y tristezas angustiosas.

Ama el bien, y se da cuenta de ello; pero se cree impotente para realizarlo y se deja llevar a una desconfianza en si mismo; ante el esfuerzo excesivo se siente víctima como en el borde de un abismo.

El carácter melancólico exagera sus debilidades físicas, todo malestar le parece como un mal grave y sufre atrozmente con las enfermedades que le crea su imaginación. La desconfianza con los demás acrecienta también la melancolía que sufre. Atribuye a olvidos aparentes, o a palabras triviales, una importancia que no tienen.

Si se apodera de él alguna antipatía infundada, no puede ni ver, ni oír a la persona que es el objeto de ella y puede llegar a ser en ocasiones hasta obsesivo. Estas perturbaciones mentales pueden conducirla hasta la ansiedad, si no consigue a tiempo alguna distracción.

Respecto a los sentimientos no hay peligro para los melancólicos porque casi siempre son sobrios y con frecuencia muy puros. Si llegan a ser conscientes ( durante el proceso terapéutico) que sus depresiones y tristezas no son más  que debilidades del Yo o del Super-yo que es, en su caso, muy severo, están a medio camino de la curación.

En el carácter melancólico hay que evitar las excitaciones fuertes que no hacen más que perjudicarle. Cuando les falta la voluntad para cambiar, este carácter debe esperar con paciencia y con  calma- a veces durante las horas de negra melancolía- a que los acontecimientos vuelvan a su cauce, confiando en los amigos, permitir su apoyo y abrirles el corazón: de esta manera la confianza no tardará en llegar y aclarará las cosas como el alba aclara la noche.

El Dr.Carlos Frigola es psiquiatra, psicoanalista. Premio Pascual y Prats del Colegio de Médicos y de la Agrupación de Ciencias Médicas de Gerona. Dip. Tavistok Clínic y Institute of Human Relations. Londres. Director de la Fundación Wilhelm Reich. Miembro del American College of Orgonomy. Autor de diversos libros. Trabaja en la Clínica de Medicina Orgonómica de Creixell. Borrassá. Tel. 972 50 62 91. www. Wilhelm-reich.org y en el blog: compartir-wilhelmreich.blogspot.com




domingo, 6 de julio de 2014

LA MEDICINA ORGONÓMICA - EL CARÁCTER MELANCÓLICO

Siguiendo con las estructuras del Carácter y los Temperamentos en esta nueva entrada correspondiente al artículo publicado por el Dr. Carles Frigola en el número 29 de la revista bimensual GiroSalut encontrareis la información relacionada con el carácter melancólico.






LA MEDICINA ORGONÓMICA
Las estructuras del Carácter y los Temperamentos
El carácter melancólico

Dr. Carles Frigola

Siguiendo los escritos de Paracelso (1494-1541), el médico más famoso del Renacimiento, describiremos hoy el carácter melancólico. Los caracteres nerviosos- a quienes los médicos antiguos llamaban melancólicos a causa de su tendencia a la melancolía y depresión – se distinguen por el predominio del sistema nervioso sobre otras partes del organismo. Tienen muchos nervios y músculos pero están poco desarrollados; por esta razón estos caracteres tienen más sensibilidad que actividad.

Parece que tiene poca sangre, o al menos, la sangre no circula a flor de piel. Por eso tienen la piel pálida. El sueño es ligero, agitado y poco reparador. Por costumbre trabajan poco, les falta energía muscular, pero se excitan rápidamente: su acción es febril y violenta, gastando la energía por el esfuerzo y en seguida se quedan agotados.

Su rostro es ovalado, porque el desarrollo cerebral ha alargado su frente, mientras que las mandíbulas, reducidas han formado un mentón afilado. Su desgaste físico es considerable, ya que la sangre queda casi estancada en las venas y las arterias. El cuerpo es esbelto y flaco, es como traslúcido. La alimentación de los melancólicos no es ni abundante ni regular.

Las personas con un carácter melancólico inspiran interés a los demás. Son delicados con un porte muy peculiar y con frecuencia son elegantes y saben vestir bien.

Su sensibilidad, menos viva que en carácter sanguíneo es, en cambio, más profunda. Mientras que al menor contratiempo los sanguíneos saltan como leche en ebullición; los melancólicos, por el contrario, parecen calmados e impasibles.

Sin embargo, cuando han recibido alguna impresión emocional, el carácter melancólico se la queda, la internaliza y les llega hasta el corazón y allí es donde se produce la herida. Mientras que el carácter sanguíneo rechaza la injuria como un hierro candente que sacude con rapidez, el carácter melancólico la deja entrar muy adentro, la sujeta con dolor como el de una flecha que penetra.

Su inteligencia es variable como en todos los temperamentos; pero las personas con un carácter melancólico son vivos, agudos y como sus ideas se originan en las profundidades del alma, producen unos pensamientos vigorosos, originales y los reviste de expresiones precisas, enérgicas, que forman toda una unidad.

Pero, por otro lado, el trabajo intelectual es una fatiga para ellos y éste debe interrumpirse con frecuencia. El carácter melancólico tiene un innato sentido por la belleza: le gustan las artes; se instruye y puede sobresalir en ellas.

Si su salud es buena, no le falta corazón; y con frecuencia también lo tiene tierno, delicado y profundo, porque en él las impresiones se arraigan muy adentro. Pero con las emociones sufre más que goza. El carácter melancólico tiene la fantasía que no se le da en proporción de lo que él da a cambio y esta aparente ingratitud le hiere y le molesta en grado sumo. A veces es tímido y no sabe o no puede expresar los que siente: es silencio en que se encierra le es muy doloroso.

( Continúa...)



viernes, 20 de junio de 2014

LA FUNCIÓN DE SUPERPOSICIÓN

 Hace unas semanas visité con una amiga  un  pequeño parque de mariposas en el municipio de Castelló d'Empúries. Allí pudimos tomar estas fotografías que queremos compartir con todos/as vosotros/as ya que  son un testimonio excepcional de una situación que no es habitual dentro del parque: el abrazo sexual de una pareja de Attacus Atlas , una imagen de  la función de superposición. 



LA FUNCIÓN DE SUPERPOSICIÓN.


El método de pensamiento funcional orgonómico fue desarrollado y utilizado por primera vez por Wilhelm Reich. La aplicación de este método le llevó a comprender y demostrar la existencia de una energía vital específica a la que dio el nombre de energía orgónica. Esta energía era pulsátil. Encontró que el principio funcional común de la expansión y la contracción en los organismos vivos, era la excitación bioenergética  caracterizada por la pulsación espontanea. De sus observaciones concluyó que esta pulsación existía también en la atmosfera.
Reich se planteó la pregunta: ¿Cómo está el hombre enraizado en la naturaleza? Y concluyó que el hombre estaba enraizado en ella a través de un principio de funcionamiento común, es decir las funciones que el hombre tiene en común con las funciones naturales fundamentales: La Función del Orgasmo (Expansión: tensión, carga), (Contracción: descarga, relajación) y La Función de Superposición (función  fundamental que antecede e induce a la descarga orgástica.

Reducida a su forma más pura, la superposición aparece en el reino biológico como el encuentro, gracias a la atracción y al contacto bio-energético total, de dos corrientes orgonóticas.  Los años de observaciones minuciosas y la puesta a punto de la teoría funcionalista concluyen  en el descubrimiento  de una raíz esencial por la cual el hombre está unido a la naturaleza por un principio de funcionamiento común en toda la naturaleza y que unifica microcosmos y macrocosmos puesto que la superposición es la obra del origen mismo del universo.








Attacus Atlas. Butterfly Park . Castelló d'Empúries. Girona

viernes, 30 de mayo de 2014

LA MEDICINA ORGONÓMICA- EL CARÁCTER MASOQUISTA ( III )


Esta tercera entrada es la continuación de la última entrada subida al blog el dia 18 de mayo y corresponde al artículo publicado por el Dr. Carles Frigola en el número 27 de la revista bimensual GiroSalut que en esta ocasión trata sobre el carácter masoquista


La represión del exibicionismo

En el caso concreto de la mujer masoquista, ésta posee en su estructura de carácter unos rasgos que la hacen inconfundible. En primer lugar existe una especie de “relincho”, “una queja constante” que refleja el sufrimiento interno, que siempre está presente y es real. Las razones de la aparición de este rasgo ( la queja y el lamento) hay que buscarlas en el sostenimiento y agarrotamiento de su musculatura pélvica, que otorga a su organismo un tipo específico de espasticidad que es el resultado del choque de dos fuerzas opuestas: la permisividad sexual y la prohibición.

Así que aparece en ella un constante dejarse ir y un controlarse. Está realmente encadenada y no puede liberarse. Como en el juego infantil de tirar de la cuerda, ella se encuentra precisamente en medio, entre los dos equipos. Para liberarse de estas cadenas internas debe usar, presionar, coaccionar y provocar, etc., a al gente a su alrededor, así ellos harán el trabajo emocional que le correspondería a ella.

El hábito resultante es este rasgo tan molesto de quejarse por cualquier cosa cuando se encuentra cerca de las personas próximas, a las que quiere y aprecia. Las atormenta una y otra vez, provocándoles reacciones, a veces violentas, lo que le sirve para aliviar la tensión que sufre. La mujer masoquista aprovecha ahora para colocar a los demás en una situación de “haber perdido los estribos por su culpa”.

De esta manera, en un círculo sin fin, puede justificar de nuevo la expresión del odio reprimido y volver a provocar de nuevo a los demás.


( continuará).