miércoles, 30 de marzo de 2016

EL ORIGEN DE LA VIDA Y EL DESCUBRIMIENTO DEL ORGÓN ( II )


En la entrada anterior publicada en el blog el dia 21 de marzo sobre: " El origen de la vida y el descubrimiento del Orgón" ( artículo del Dr. Richard A. Blasband publicado en la Revista de Ciencias Orgonómicas 1986) pudisteis leer sobre como Reich descubrió que el organismo funciona según un ritmo bien definido ( Fórmula del Orgasmo). Un proceso que gobierna la vida y en cada célula del organismo vivo.
Reich continuó con sus investigaciones sobre las cargas eléctricas de la piel y los estados emocionales.
Os dejamos con la continuación del artículo.



LAS EXPERIENCIAS BIO- ELECTRICAS


Algunos problemas de naturaleza teórica empujaron a Reich a hacer otros experimentos con el fin de determinar la relación entre las cargas eléctricas de la superficie cutánea y los diferentes estados emocionales.

Reich encontró que, cuando la persona sentía placer, la carga eléctrica cutánea aumentaba, sin embargo, en un estado de ansiedad la carga eléctrica bajaba. Las personas sometidas a estos experimentos, incluso si no podían leer los resultados del osciloscopio, eran siempre capaces de describirlos a Reich basándose en sus propias emociones y sensaciones. Si, por ejemplo, dos personas se abrazaban, la sensación de placer sentida se manifestaba en el osciloscopio como una desviación positiva (aumento de la carga). Pero si de golpe, había un momento de repulsión o una simple pérdida de toda sensación, entonces se notaba una desviación negativa (disminución repentina de la carga) (3).

Reich concluyo que la “bolsa” humana está esencialmente formada por tres o cuatro partes:
1)                 Un núcleo biológico, fuente generatriz de la energía, identificable en el plano fisiológico, en el plexo solar ( situado en la zona epigástrica) y en el plexo hipogástrico ( situado profundamente en la zona pélvica);
2)                 El sistema plasmático, a través del cual la energía fluye;
3)                 Una membrana periférica ( la piel)
4)                 Un campo energético que se extiende más allá de la piel.

Lo que Reich acababa de descubrir con sus experiencias bio- eléctricas, no cuadraba con las teorías de la época según las cuales estos procesos eran esencialmente de naturaleza eléctrica. De hecho la pequeña cantidad de carga eléctrica registrada en el osciloscopio (pocos mili Voltios) no concordaba con la energía de las diversas emociones experimentadas por las personas que se prestaron a estas experiencias. Para Reich, lo que se leía en el osciloscopio no era más que una débil manifestación de la cantidad de carga realmente implicada, y los procesos energéticos que se podían observar  no eran de naturaleza eléctrica. Se debía tratar de otro tipo de energía, lo que podía explicar la diferencia existente entre la cantidad de carga experimentada y la fuerza de las emociones experimentadas. Reich puso entonces esto en relación con lo que había observado en las sesiones terapéuticas (cuando la coraza de los pacientes comenzaba a disolverse, estos experimentaban en su cuerpo sensaciones de corriente) y con el hecho que numerosos organismos unicelulares, como los protozoarios, pueden, gracias a esas mismas corrientes (desplazamiento de líquidos en el interior de su membrana) moverse y emitir pseudópodos para alimentarse. Reich deseó por lo tanto estudiar estos fenómenos de corrientes en los protozoarios. Se informó de cómo obtener protozoarios y le dijeron que no tenía más que coger paja o hierba, ponerla en agua y exponer todo a  la luz del sol: habría obtenido así protozoarios. Cuando preguntó de dónde provenían, le respondieron que se formaban a partir de esporas presentes en el aire.

( Continúa...)

lunes, 21 de marzo de 2016

EL ORIGEN DE LA VIDA Y EL DESCUBRIMIENTO DEL ORGÓN ( I )

 En esta ocasión queremos compartir  a través del blog: "L'Origine de la vie et la découverte de l'orgone", un  interesante artículo del Dr. Richard A. Blasband publicado en la Revista de Ciencias Orgonómicas en 1986.
Lo iremos publicando en entradas sucesivas. Aqui teneis la primera.


Sciences Orgonomiques           1ère Anée nº1- 1986



EL ORIGEN DE LA VIDA Y EL DESCUBRIMIENTO DEL ORGÓN *
*(Adaptación de dos conferencias presentadas en Munich ( R.F.A ) en Junio 1984 y en Arlington; Virginia ( U.S.A ) en Noviembre 1984 )


Docteur Richard A.Blasband
Médicin orgonomiste et psychiatre, Stocktown, New Jersey
Membre du Collège Américain d'Orgonomie, New York
Responsable de la Commission pour la Recherche Scientifique du College Américain d'Orgonomie
Directeur des Laboratoires de Recherche Oranur, Rosemont, New Jersey.


Wilhelm Reich ha dicho que él no habría podido jamás descubrir el origen de la vida ( es decir los biones y su relación con la biogénesis y el cáncer) si no hubiera abordado el tema de una cierta forma. Para poder comprender las experiencias sobre los biones, lo que Reich pensaba del origen de la vida, de las enfermedades y en particular del cáncer, es importante darse cuenta de que forma llegó a tales descubrimientos.

Reich empezó su carrera a principio de los años veinte como psicoanalista. Su trabajo de analista le llevó a plantarse preguntas sobre el masoquismo, problema que le interesaba particularmente. Descubrió que el problema fundamental del masoquismo, era su incapacidad de tolerar la expansión engendrada por un fuerte aumento de la energía. La coraza es un verdadero muro, una barrera que el masoquista ha creado para separar sus sensaciones profundas del resto del mundo. El masoquista acumula una gran cantidad de energía que se vuelve intolerable puesto que ésta  golpea contra  la coraza y no puede ser descargada. El masoquista dirá  que se siente tenso, dilatado, inflado como un balón a punto de estallar. Siendo masoquista probará de salir de esta situación y para esto suplicará al terapeuta o a otra persona que le haga daño, única manera para derribar este muro y para sentirse aliviado (1). El trabajo clínico y en particular el referido al masoquismo llevó a Reich a considerar a los organismo vivos como simples células, como si fueran esencialmente sacos de energía  llenos de líquido. Si no existía coraza y podía tener una pulsación libre, entonces, las relaciones sociales de estos organismos serían francas, abiertas y amistosas; nada les impediría expresar su cólera cuando tal necesidad lo requiriera. Por el contrario, si la superficie de estos sacos de energía estaba tensa y rígida,  de esto resultaría también una rigidez en las relaciones sociales. Esta rigidez vuelve a las personas incapaces de tener verdaderos sentimientos o incapaces de expresarlos. Sobre la base de este razonamiento y de su modelo de sacos de energía, Reich fue capaz de comprender el funcionamiento del cuerpo humano a un nivel fisiológico muy profundo ( a saber que está dotado de expansión y de contracción: la pulsación biológica) y de descubrir en consecuencia la función del orgasmo.


LA FORMULA DEL ORGASMO

El orgasmo tiene por función descargar el superávit de energía almacenada por el cuerpo durante su actividad cotidiana. Reich descubrió que el organismo funciona según un ritmo bien definido: TENSION MECÁNICA -----  CARGA ENERGÉTICA-----  DESCARGA  ENERGÉTICA-----RELAJACIÓN MECÁNICA. La tensión es un fenómeno puramente mecánico debido a la acumulación de fluidos que provocan la inflamación de los órganos (Por ejemplo, las zonas genitales en el momento de la excitación sexual). La carga y la descarga son fenómenos puramente energéticos ( acumulación y liberación de la energía).


Reich  se dio cuenta  muy pronto que esta fórmula podría aplicarse a numerosas funciones del cuerpo que no fueran las del orgasmo. El orgasmo es un fenómeno que implica a todo el organismo: es un estado en el que los temblores y las ondas de la pulsación invaden el cuerpo entero. Pero cada sistema orgánico esta dotado de la misma pulsación. Por ejemplo, tomemos el caso del corazón: se llena de líquido,  se tensa (estado de tensión mecánica ); y luego es atravesado por una carga eléctrica  que se origina en el mismo corazón ( este fenómeno es bien conocido en  cardiología tradicional) entonces hay  la descarga y seguidamente la relajación mecánica. El mismo proceso de tensión-acumulación-liberación-relajación permite  que la sangre fluya en las diferentes partes del cuerpo. Este proceso gobierna también la actividad peristáltica  del intestino, la actividad de la vesícula biliar y la excreción de la orina por la vejiga. Este proceso gobierna la vida misma de cada célula del organismo vivo. La célula se  hincha de líquido (tensión mecánica) después se descarga eléctricamente, seguidamente se divide en dos partes iguales (descarga energética). En el momento de la división hay un máximo de carga y emisión de radiación luminosa (luminación). Después de la división, hay una disminución de la tensión superficial de las células-hijas ( relajación mecánica). Dado que ella gobierna  todos los procesos vitales, Reich consideró la fórmula del orgasmo como la fórmula de la misma vida (2).Reich se planteó enseguida una cuestión muy interesante. Si la fórmula del orgasmo era la fórmula de la vida. ¿Podía aplicarse  a todos los procesos de la naturaleza? Él constató que no era el caso. Existen procesos en la naturaleza no viviente que no están gobernados por la fórmula del orgasmo. Ciertamente, encontramos los mismos elementos y productos químicos en la atmósfera, o en la masa inerte, pero sólo en los seres vivos, existe esta sucesión rítmica de tensión-carga-descarga-relajación.

Reich se pregunto entonces si las observaciones clínicas que había hecho a partir de sus pacientes no podían entrar en este contexto, Concluyó que los procesos fundamentales, tales como el placer y la ansiedad que se desarrollan en el plano psicológico podían ser comprendidos mejor si uno los consideraba a un nivel más profundo, como los procesos biológicos.

Para empezar, era necesario distinguir entre los dos componentes del sistema nervioso neuro- vegetativo, es decir entre el sistema simpático y el sistema parasimpático. Cuando este último entra en acción, los líquidos son enviados a la periferia del cuerpo que está en relación directa con el entorno. Mientras el sistema simpático entra en función cuando una persona está en un estado de ansiedad o de stress. El parasimpático corresponde pues al estado de placer; el simpático a la ansiedad, Reich se dio cuenta también que, en un nivel fisiológico más profundo, algunos efectos químicos gobernaban el estado de placer o ansiedad. Reich se dio cuenta también que en un nivel fisiológico más profundo, ciertos efectos químicos gobernaban el estado de placer o ansiedad. En el estado de placer existe expansión (hinchazón por los fluidos) y predominio de los iones K+; mientras que en el estado de ansiedad hay una contracción (desidratación) y predominio de los iones Ca++ y H+. Reich vino a concluir que fundamentalmente estos diferentes efectos químicos y fisiológicos, pueden remplazar en el organismo funciones idénticas pero más elaboradas. Por ejemplo, la ameba, organismo unicelular, no tiene sistema parasimpático, sin embargo, tiene iones K+ y se llena de líquidos. Cuando la ameba se encuentra en un estado que  podríamos llamar de placer, hay hinchazón y predominio de iones K+.

El placer y la ansiedad, el parasimpático y el simpático, los iones K+ y los iones Ca++  aunque opuestos, son idénticos puesto que parten de la misma energía. La expansión y la contracción, el placer y la ansiedad reflejan las dos direcciones opuestas de la energía. El organismo vivo está en estado de constante pulsación, una sucesión de expansión y de contracción, de donde dependen las sensaciones y las emociones del momento.

( ...continúa...)