domingo, 21 de septiembre de 2014

LA MEDICINA ORGONÓMICA-Las estructuras del Carácter y los Temperamentos-El carácter colérico

Saludos a todos/as, una vez acabado el periodo de vacaciones volvemos a estar otra vez de nuevo en el blog.

Continuando con las estructuras del Carácter y los Temperamentos, en esta entrada editamos en el blog el artículo escrito por el Dr. Carles Frigola en el nº30 de la revista bimensual GiroSalut y que en esta ocasión nos habla sobre el carácter colérico.




LA MEDICINA ORGONÓMICA
Las estructuras del Carácter y los Temperamentos
El carácter colérico

Dr. Carles Frigola

Según la medicina tradicional antigua existen cuatro caracteres o temperamentos: los sanguíneos, los melancólicos, los coléricos y los flemáticos. Los caracteres biliosos, también llamados coléricos, podrían llamarse también impetuosos, apasionados o voluntariosos. Tiene por característica la necesidad de actuar en el mundo externo y de gastar todo el combustible orgánico disponible. Diríase que están cargados de una electricidad de alta tensión, siempre dispuesta a transformarse en trabajo.

La sangre del carácter colérico es rica y abundante, corre a través de anchos conductos. Después de haber atravesado los músculos en acción, llega  a las venas ennegrecida por los productos de  la combustión orgánica. Estos residuos se depositan en la piel producen en esta una capa pigmentada. Por eso la tez es de un color que tira a morena, y aun a veces hacia el amarillo verdoso de la aceituna, como es frecuente en los países cálidos. Este color de la bilis debe ser el que ha hecho que se dé a este temperamento el nombre que lleva; porque es menos una sangre encarnada que una especie de bilis la que parece circular bajo la piel totalmente aceitunada o morena. Los ojos y los cabellos son negros o morenos, consecuencia del pigmento depositado en sus tejidos.

Estos rasgos pigmentados muy pronunciados dan al rostro un aspecto un poco rudo y una expresión severa. Gastadores de energía, los caracteres biliosos son con frecuencia delgados y secos: cuando tienen corpulencia, depende ésta menos de la robustez que del desarrollo de los músculos.
Dotados de gran actividad, la sensibilidad no es delicada, sino ruda. Las impresiones no son  ni vivas como  en los sanguíneos ni profundas y duraderas como en  los melancólicos. Como consecuencia, los caracteres coléricos son menos susceptibles, tienen menos tristezas y padecen menos sufrimientos morales que los demás caracteres.


( Continúa…)

No hay comentarios: