domingo, 9 de junio de 2013

PRINCÍPIOS DE BIOFÍSICA ORGÓNICA ( IX )

Esta es la continuación de la entrada publicada en el blog el día 29 de Mayo sobre el artículo editado en la revista Sciencies Orgonomiques , adaptación de un texto del Dr. Richard A. Blasband expuesto en la Cuarta Conferencia Internacional de Orgonomía, Munich (RFA), Junio 1984.
 Esta entrada pone fin al  artículo del Doctor Richard A. Blasban  que hemos creido interesante compartirlo en el blog.

( Traducción del original en Francés )


Docteur Richard A.Blasband
Médicin orgonomiste et psychiatre, Stocktown, New Jersey
Membre du Collège Américain d'Orgonomie, New York
Responsable de la Commission pour la Recherche Scientifique du College Américain d'Orgonomie
Directeur des Laboratoires de Recherche Oranur, Rosemont, New Jersey



LA SUPERPOSICIÓN ORGONÓTICA: CREACIÓN DE LA MATERIA DE LOS HURACANES Y DE LAS GALAXIAS.




Una última función de la energía orgónica es la de la superposición, función común a lo vivo y a lo no vivo. Reich se dio cuenta de que en la atmósfera la energía orgónica se manifestaba bajo la forma de partículas en movimiento, de miles de minúsculas partículas en movimiento constante. Uno puede percibirlas en el cielo, con buen tiempo vesículas flotantes por todas partes con un movimiento en espiral; se acercan descienden rápidamente y luego desaparecen. Reich observó el torbellino de estas vesículas de energía sobre el techo de la cámara de orgón y él se dio cuenta de que el movimiento ondulatorio en espiral era el movimiento fundamental de la energía orgónica. Denominó a este movimiento “ ondas rotatorias” ( KrW=Kreis Welle). Reich se dió cuenta de que el proceso de la creación de la materia a partir de la energía era un fenómeno de superposición. Por ejemplo los huracanes son el resultado de la superposición de dos corrientes de energía. El sistema tormentoso se desplaza a una cierta latitud y a una cierta longitud siguiendo una dirección precisa: esto e4s lo que da a los huracanes su forma y su movimiento específicos. Nosotros sabemos que los huracanes son enormes vórtices de remolinos en espiral en una cierta dirección. Reich tomó la conclusión que la dirección de los huracanes dependía del movimiento y de la dirección de la superposición de dos corrientes de energía bien distintas:

1)La corriente de energía ecuatorial ( a la cual es debida la rotación terrestre);
2)La corriente de energía orgónica galáctica que atraviesa la tierra siguiendo un ángulo preciso ( que Reich pudo determinar gracias a cálculos de astrofísica) Reich estaba igualmente convencido que las galaxias se forman gracias a la superposición de dos corrientes energéticas. He aquí el proceso. Enormes nubes cósmicas difusas empiezan a arremolinarse en espiral gracias al movimiento rotatorio de superposición de dos corrientes de energía presentes en el espacio. En el mismo punto de superposición de las dos corrientes, la masa se condensa y cada vez se forman más densos racimos ( 10).

La superposición es una de las funciones fundamentales de la naturaleza, es por este proceso que la masa se crea, sea en las galaxias en los huracanes o en los seres vivos. Dos corrientes de energía pura (una corriente llegando de una dirección y otra corriente llegando de otra dirección) comienzan a girar entorno la una de la otra muy rápidamente y luego se superponen; en el punto de reunión, por lo tanto se activa un torbellino espontáneo en la fusión y es en este momento que la masa se crea.

Para Reich la fuerza de gravitación es una función de la superposición de dos sistemas energéticos. La luna no es atraída hacia la tierra y los planetas no giran alrededor del sol a causa de la fuerza de gravitación, al menos mecánicamente como lo entienden los científicos. Las fuerza gravitacionales si existen: Reich las ha comparado a dos hermanos que se desplazan juntos en el cosmos pivotando et girando entre ellos. Son parte de una misma corriente de energía de donde han salido y- todo formando parte de la corriente energética cósmica-las fuerzas gravitacionales se desplazan en el espacio ejerciendo mutuamente una atracción orgonótica.

En los seres humanos encontramos la superposición en el abrazo sexual. Los dos organismos se superponen y fusionan al nivel de la pelvis en donde el movimiento espontáneo y simultáneo engendra una descarga energética y una liberación de líquidos corporales ( esperma, líquido vaginal). Durante el abrazo sexual hay fusión de dos corrientes de energía, de dos sistemas energéticos. Hay intercambio energético mutuo, una sensación de expansión, uno se siente parte del cosmos puesto que nuestro campo energético se dilata y las corrientes de nuestra energía sobrepasan los límites de nuestro campo energético habitual para fusionarse con el de nuestra pareja. Durante el acto sexual experimentamos verdaderas sensaciones cósmicas. En la mayoría de las personas esto sucede muy raramente pero sucede. Nosotros tenemos un deseo impetuoso de formar parte del cosmos, es decir de hacer fusionar nuestro propio campo de energía con el del universo. Nosotros, los humanos, tenemos constantemente esta nostalgia de fusión cósmica porque nos es imposible- por nuestra coraza- de dejarnos ir a tales sensaciones cósmicas. Si somos capaces de esta fusión con el cosmos en nuestra vida de cada día, en nuestro trabajo, en el abrazo sexual, no sentiremos tan constantemente esta nostalgia tan profunda del cosmos. Es precisamente este deseo de pertenecer al cosmos el que se encuentra en la base de las religiones ( oración y otros rituales místicos) e incluso de la búsqueda científica.

No hay comentarios: