domingo, 7 de abril de 2013

PRINCIPIOS DE BIOFÍSICA ORGÓNICA ( III )

 Tras el  paréntesis de las vacaciones de Semana Santa volvemos otra vez al blog y lo hacemos continuando con el artículo editado en la revista Sciencies Orgonomiques ,  adaptación de un texto expuesto en la Cuarta Conferencia Internacional de Orgonomía, Munich (RFA), Junio 1984.

( Traducción del original en Francés )





Docteur Richard A.Blasband
Médicin orgonomiste et psychiatre, Stocktown, New Jersey
Membre du Collège Américain d'Orgonomie, New York
Responsable de la Commission pour la Recherche Scientifique du College Américain d'Orgonomie
Directeur des Laboratoires de Recherche Oranur, Rosemont, New Jersey.





EL ACUMULADOR DE ORGÓN Y LA Tº – T


Uno de los ejes del trabajo funcional-orgonómico es confirmar objetivamente las sensaciones subjetivas. No es suficiente de decir “ Siento esto o aquello” aunque esto sea muy importante. El mismo Reich utilizó en su búsqueda sus propias percepciones sensoriales a fin de comprender que pasaba a su alrededor. Por ejemplo cuando él puso su mano en el interior de esta caja que llamaba “ acumulador de energía orgónica” el sentía calor y hormigueos. Tocaba las paredes pero estaban frías. Para Reich era importante de objetivar sus propias sensaciones subjetivas. También probó de ver si le era posible medir de forma objetiva este calor sentido. Puso entonces un termómetro en el acumulador y encontró que la temperatura en el interior de éste era más elevada que la exterior. La temperatura era igualmente más elevada que aquella registrada en una caja de control, es decir una caja con las mismas propiedades aislantes que la caja de la experiencia pero sin revestimiento metálico. La caja concentraba la energía orgónica presente naturalmente en la atmósfera: el orgón era absorbido por los materiales no metálicos luego atraída por las paredes metálicas que finalmente la reflejaban. Reich llamó Tº - T la diferencia de temperatura que existe entre el interior del acumulador ( Tº) y aquella externa ( T ).

Reich estaba muy instruido en las ciencias, y por eso era consciente de que esta simple experiencia era de una importancia capital en relación con las leyes fundamentales de la física.
Si uno la interpreta correctamente, quiere decir que existe un medio o un proceso en la naturaleza por el cual las cosas pueden “aumentar por su propia fuerza” sin intervención ninguna de fuerza exterior. En términos científicos, es lo que se llama “ entropía negativa”. Uno puede decir igualmente que es un fenómeno que contradice la segunda ley de la termodinámica.

Desde aproximadamente un siglo, uno basa las leyes fundamentales, sobre las cuales el universo está regido, a partir de la segunda ley de la termodinámica. Se entiende por esto, la tendencia que tiene todo sistema de degradarse (disipación de la energía). Por ejemplo si se carga un objeto con electricidad, esta carga desaparecerá con el tiempo. Si uno calienta un objeto, el calor tenderá a disiparse, el objeto se enfría. La teoría propuesta por Plank, es este tipo de teoría en la que simplemente es necesario encontrar una excepción para retirarle su valor de teoría universal. Y Reich ha encontrado la excepción. El acumulador de orgón concentra la energía por el mismo, uno puede darse cuenta por el aumento de calor en el interior del acumulador. Esta concentración de energía está hecha sin la participación de un trabajo exterior. Cuando calentamos alguna cosa, hacemos un trabajo: cogemos un recipiente, una hervidora eléctrica por ejemplo, uno la conecta, uno le proporciona energía bajo la forma de electricidad y en consecuencia la hervidora calienta. Para llegar hasta aquí, ha hecho falta un enorme trabajo puesto que, para tener electricidad, ha sido necesario dirigir el agua de una presa y hacerla pasar por turbinas, después hacer llegar la electricidad hasta nosotros para poder hacer calentar la hervidora.

La Tº – T es el primer caso (deben haber otros ) que yo conozco donde uno puede experimentar una excepción a la primera ley de la termodinámica. Reich sabía bien que esta era una experiencia de la más alta importancia. Fue a buscar a Einstein, le mostró el fenómeno, Einstein fue testigo y clamó: “ ¡ Pero es una bomba!” Él lo ha podido decir en el sentido propio de la palabra, pero lo ha dicho ciertamente en sentido figurado. Si este experimento se demostraba que era válido, aportaría cambios increíbles en la comprensión de las ciencias físicas. Desgraciadamente un asistente de Einstein encontró una explicación “convincente” a esta experiencia, en términos de física clásica. Cuando Einstein compartió con Reich la objeción, éste respondió con una carta larga de seis paginas, demostrándole el porque y como la objeción hecha a su experiencia era falsa. Pero Reich no tuvo nunca más noticias de Einstein.

1 comentario:

Eduardo Alexandre Pinto dijo...

Einstein felt panic when Wilhelm Reich presented him the all fundament of a new model of mind approach with his ideas so much ahead and distant from Einstein´s life path as a matematician.