domingo, 10 de marzo de 2013

PRINCIPIOS DE BIOFÍSICA ORGÓNICA ( I )

Esta entrada corresponde al artículo editado en la revista Sciencies Orgonomiques y es la adaptación de un texto expuesto en la Cuarta Conferencia Internacional de Orgonmía, Munich (RFA), Junio 1984.
( Traducción del original en  Francés )

*  *  *

Sciencies Orgonomiques- 1ère Année nº2- 1986


PRINCIPIOS DE BIOFÍSICA ORGÓNICA

Docteur Richard A.Blasband
Médicin orgonomiste et psychiatre, Stocktown, New Jersey
Membre du Collège Américain d'Orgonomie, New York
Responsable de la Commission pour la Recherche Scientifique du College Américain d'Orgonomie
Directeur des Laboratoires de Recherche Oranur, Rosemont, New Jersey.




INTRODUCCIÓN



El campo de la física orgónica es extenso y muy importante dado que trata de la energía orgónica que no es otra que la energía de la vida.

Reich tuvo la intuición que esta energía estaba incluso provista de inteligencia y que la eclosión de la inteligencia y la auto percepción en el hombre representaba la tendencia del orgón a desarrollar sus propias capacidades de auto-percepción.

Lo que diré sobre el tema de la energía orgónica nos permitirá hacer comparaciones con nuestras propias experiencias. Podremos comprender mejor como funcionamos nosotros mismos sobre un plano fundamentalmente orgonótico.


HISTORIA



Ante todo, uno debe darse cuenta que Reich necesitó muchos años antes de descubrir la energía orgónica. Necesitó una veintena de años de intensas lecturas, de experiencia en psicoanálisis y de estudios sobre la potencia orgástica. Descubrió la energía biológica- el orgón- observando las preparaciones de biones (1936). Estas preparaciones irradiaban la energía pero se demostró que no eran radioactivas. Sobre la base de este fenómeno y de otras experiencias que hizo durante los años siguientes, Reich concluyó que acababa de descubrir un nuevo tipo de energía. Una energía nueva, no porque esta energía no existieres anteriormente en el planeta sino en el sentido que ninguna persona hasta entonces no la había individuado ni realmente definido ni descrito como él lo hizo.

Mientras trabajaba en los biones, Reich observó en su laboratorio una miríada de minúsculos puntos luminosos y de vapores violáceos en movimiento. Para poder examinar mejor estos fenómenos luminosos, introdujo placas con cultivos de biones-de-arena en espacios cerrados en los que la pared interna era de metal y la pared externa de un material no metálico. Pensó que las paredes metálicas reflejarían esta energía y que las paredes no-metálicas evitarían que la radiación se propagara al exterior. Es así como el acumulador de orgón fue inventado, inspirándose en experiencias clásicas con la electricidad.

Observó una intensificación aguda de los fenómenos visuales en el interior del espacio ( en el que una de las paredes estaba provista de un vidrio): los puntos luminosos, intermitentes como destellos, estaban amplificados en referencia a los que observaba en el exterior de la caja.

Retiró las placas de los cultivos de la caja y, para su asombro, el fenómeno luminoso persistía. Supuso que la caja había absorbido una cierta cantidad de radiación; la limpió con cuidado. Miró de nuevo: los puntos luminosos estaban aún presentes. Es así como se dio cuenta de que su primera idea, de que esta energía provenía de los biones, era falsa. Anteriormente había pensado que la arena, había absorbido y concentrado la energía solar y que calentándola, la arena había liberado esta energía. Pero ahora se dio cuenta de que la energía no se encontraba necesariamente en la preparación de biones ni que provenía del sol, puesto que continuaba observando el fenómeno sin la presencia de los biones. Era evidente que la energía debía encontrarse por todo en la atmósfera. Más adelante cuando trabajaba en Maine, observando el cielo en las noches claras, Reich observó estas mismas pequeñas luces parpadeantes y se dio cuenta de que esta energía estaba presente no sólo en la base de la atmósfera (troposfera) sino también en las capas más altas ( aurora boreal) y más allá: estaba por todas partes en el espacio, lo que confirmó en sus experiencias sucesivas.

(. . .)


No hay comentarios: