jueves, 26 de enero de 2012

SOBRE LAS VIDEO-TERMINALES ( II )

Esta entrada  completa la traducción del artículo publicado por el Dr. Giovanni Scherillo en la revista :Sciences Orgonomiques- 1er.Année nº 4- 1986.
...
LAS OTRAS RADIACIONES E-M



La emisión de las radiaciones ultravioletas es aproximadamente 800 veces inferior a la de los límites de seguridad; la emisión de las radiaciones infrarrojas es 500 veces inferior a aquellas.

LOS PELIGROS PARA LA SALUD

Los trastornos somáticos

El trabajo o el juego prolongado con aparatos de vídeo requieren un esfuerzo visual considerable del que dolores de cabeza, fotofobia, diplopía y otras alteraciones de la visión que, más tarde o más temprano, obligaran a la gente a llevar gafas. La fatiga de los ojos será debida principalmente al exceso de luz en la habitación donde se trabaja (y muy especialmente la luz fluorescente) puesto que esta se refleja sobre la pantalla; será pues necesario evitar que esta se refleje directamente sobre la pantalla.

Una mala postura ante la pantalla es responsable de dolores cervicales y de lumbalgias. Hay que tener cuidado de no exponer las glándulas genitales a las radiaciones ionizantes.

Los trastornos psicológicos

Recientes estudios psicológicos han demostrado que las personas que están en relación constante con una máquina sufren frustración, sensación de impotencia y de inferioridad (1)

Visto que los ordenadores no son solamente un privilegio de las oficinas si no que actualmente se encuentran también en las casas, en las escuelas, las salas de juego, hay de que preocuparse. Lo más grave es que incluso los niños no escapan a esta moda. Algunos niños dependen tanto que prefieren pasar su tiempo libre frente a la pantalla antes que con los amigos. Yo no sé si esta elección es el síntoma de una neurosis ya existente o si es la causa. La mayoría de la gente no presta mucha atención. Estiman que el ordenador en manos de los niños permite estimular su inteligencia y los prepara mejor para la sociedad tecnológica moderna. Es de esta forma que terminan por modelar el espíritu de sus hijos en el “cerebro” del ordenador.

La reacción oranur


La medicina clásica conoce la interacción entre los campos electro-magnéticos de lo video-terminales y de los micro procesadores y de los tejidos del organismo humano. Se sabe que hay paso de energía pero no se sabe muy bien como se produce (3). La orgonomia, al contrario, nos ha mostrado que toda energía secundaria (incluida las de los VDT) actúa como un irritante de la energía orgónica presente en la atmósfera y en el cuerpo humano: es la reacción oranur (4). El orgón reacciona a esta irritación con una sobreexcitación que vuelve a las personas nerviosas, irascibles, listas a explotar. La atmósfera se convierte en malsana, uno nota como una tensión en el aire (“existe una tormenta en el aire”). No es necesario ir a buscar lejos las causas del estrés de varios millones de personas que trabajan cada día en un entorno constituido por: luces fluorescente, pantallas de video (video-display), detectores de incendio (que ellos solos liberan una radioactividad de 0,9 microcurie 3), moquetas y materiales plásticos ( electricidad llamada “estática”) cuyo efecto sobre el organismo humano debe ser añadido a la radioactividad propia de los materiales de construcción. En los casos más graves la enfermedad oranur se manifiesta. Es la respuesta del organismo a la reacción oranur con síntomas tales como: nausea, calambres y dolores musculares (neuralgias y mialgias), conjuntivitis y fotofobia, sangrado por la nariz, perdida de equilibrio, palpitaciones, flacidez, fatiga, torpeza o estado de euforia (estado hipo-maníaco), hipo-hipertermia (alternancia de escalofríos y sofocos de calor) etc. Los análisis de sangre muestran una formula sanguínea alterada (inversión) un test hemático de Reich pseudo-leucémico. Es muy probable que la reacción oranur sea responsable de una hiper-luminación a nivel de la cariocinesis lo que aceleraría la mitosis celular (cáncer).

Existe una gran necesidad de estudiar a fondo y de hacer conocer al mayor público en general todos los peligros que la medicina y la ciencia oficiales no conocen aún.

3 NDLA: Este valor de 0,9 micro curíes no es observado por todos los productores de detectores de incendio, ya que hay en el mercado detectores que llegan emitir hasta a 7 (siete) micro curíes (todavía hace unos pocos años el valor alcanzado era de 70 micro curíes). El radio-isotopo utilizado en un detector de incendios es el Americio 241, elemento transuránico artificial (obtenido en los reactores nucleares) el más toxico después del radio. Es necesario saber que la dosis máxima que el cuerpo humano puede absorber es de 0,05 micro curíes de Americio 241. Para estar seguro, la intensidad de irradiación de un detector no debería hacer variar la radiación natural presente en el aire ambiente.


BIBLIOGRAFIA


No hay comentarios: