miércoles, 11 de enero de 2012

MEDICINA ORGONÓMICA. LA ESTRUCTURA DE CARACTER (VI, VII)


En esta entrada encontrareis un nuevo articulo del Dr. Carlos Frigola, publicado en el nº 14 de la revista bimensual GiroSalut. También tenéis información sobre las actividades científicas y las actividades terapéuticas que se realizan en la Clinica de Medicina Orgonómica del Dr. Carles Frigola en Creixell ( Alt Empordà).

Teneis más información sobre la Clínica y la Fundación Wilhelm Reich en el siguiente enlace:




MEDICINA ORGONÓMICA

LA ESTRUCTURA DEL CARÁCTER (VI, VII)

Dr. Carles Frigola

Wilhelm Reich descubrió que en cuerpo humano existen 7 segmentos en donde la energía sexual podía bloquearse: el ocular, el cervical, el torácico, el diafragmático, el abdominal y el pélvico.

EL SEGMENTO ABDOMINAL

Se extiende desde debajo del diafragma hasta la pelvis. Incluye los músculos abdominales, los oblicuos externos e internos, los transversos, y los de la espalda: el latísimo y el sacro-espinal, el cuadrado lumbar y el músculo psoas mayor y menor. El segmento abdominal contiene la mayor parte de los intestinos, parte de los riñones, los uréteres y la porción superior del útero y la vejiga de la orina.

La armadura del abdomen contiene el temor. Cuando ésta se disuelve aparece el miedo como la primera emoción y después la ira que está cubierta por el temor. Las cosquillas en los flancos laterales indican armadura y retienen el rencor. Existen dos áreas en el cuerpo humano donde reside el verdadero miedo a un ataque físico: son la parte posterior del cuello (el temor a recibir un golpe por detrás) y el abdomen (el miedo a ser golpeados en el vientre). La tensión de la ijada-la región entre las falsas costillas y los huesos de las caderas- es debido a que la persona no ha tenido ocasión para una descarga sexual desde hace tiempo. Cuando la descarga ocurre y las necesidades sexuales son satisfechas esta tensión en la ijada desaparece inmediatamente.

Hay personas con  el vientre duro que son temerosas y otras con el vientre blando, que están seguras de sí mismas, "els panxacontents". La tensión de los músculos lumbares es debida al miedo a un ataque por detrás o a un pequeño percance en la vida diaria. La armadura abdominal se expresa por la tensión muscular de esta zona, por la coloración y la temperatura de la piel y por las ondas o los espasmos que aparecen en el cuerpo cuando el paciente respira tumbado en el diván.

EL SEGMENTO PÉLVICO


Este segmento contiene las estructuras situadas bajo el borde pélvico e incluye también las extremidades inferiores. Los músculos elevadores, los esfínteres anales, los glúteos, los abductores del muslo, así como los músculos que regulan la erección del pene e el clítoris forman parte del segmento pélvico. Contiene además el útero, los ovarios, el aparato reproductor masculino, los genitales externos, la vejiga, la uretra y la porción distal del tracto intestinal con el recto y el ano.

La armadura pélvica, que en nuestra cultura judeocristiana es prácticamente universal, hace que la pelvis se encuentre empujada hacia atrás, tanto en los hombres como en las mujeres. Los músculos de la sínfisis del pubis están tensos y son dolorosos así como la parte interna del muslo.

El esfínter anal y el suelo pélvico están contracturados y empujados hacia arriba. Los glúteos están tensos e insensibles. La pelvis es rígida, inmóvil y asexual donde las sensaciones y excitaciones están ausentes, Las caderas armadas carecen de vida y cuando participan en el acto sexual, éste es solo superficial, práctico o pornográfico. Las caderas rígidas producen un efecto amortiguador del placer natural en una cultura negadora del amor. En este contexto, es necesario señalar que la aparente y relativa libertad sexual, que disfrutamos hoy en día no debe ser confundida con salud sexual.

La función principal de la armadura pélvica es evitar la sensación del fluir de la energía libidinal en los genitales. Entonces la pelvis tiende a mantenerse en una posición retraída cuando la excitación sexual aumenta; las nalgas están tensas y a menudo frías y los abductores del muslo tienden a mantener las piernas juntas. A veces existe flaccidez y flojedad en estas zonas. El pene y la mucosa vaginal tienen una coloración cianótica, índice del bloqueo energético.

Los síntomas de la armadura pélvica son el lumbago, las hemorroides, los quistes de ovario, el estreñimiento, los pólipos uterinos y los problemas vaginales de diversa etiología. En el hombre aparece impotencia eréctil o eyaculación precoz y en las mujeres anestesia sexual o vaginismo.

Este segmento contiene la ansiedad sexual y la rabia que puede ser de dos clases: la rabia anal de aplastar y triturar a los demás y la rabia fálica de penetrar o agujerear al prójimo. El placer orgástico total es imposible hasta que no se haya liberado esta rabia en el proceso terapéutico. Esto es así de tal manera que si el terapeuta invita al paciente a que mueva la pelvis en el diván, éste tiende a mover también las piernas. Además, las caderas y el abdomen se mueven en una sola pieza, es como si las tres estructuras anatómicas estuvieran soldadas juntas.

Las corrientes energéticas placenteras, cuando se dirigen hacia los segmentos inferiores, chocan contra la pelvis como si fuera un acantilado que recibe las sacudidas de las olas. Hay una anestesia y las sensaciones genitales, o bien se perciben mínimamente, o cuando aumentan, también aumenta la ansiedad. La ansiedad es el síntoma clave de la armadura pélvica, el resultado de un gran temor a la sensación descontrolada de un gran placer. Debajo de esta ansiedad hay una gran rabia originada por el hecho de ser rechazado, acompañada de ira y desprecio. Uno sólo tiene que observar algunas escenas sexuales en alguna película de la televisión para darse cuenta del grado "dulzura" y "ternura" cuando los actores hacen el amor.


Carlos Frigola es psiquiatra, psicoanalista. Premio Pascual y Prats del Colegio de Médicos y de la Agrupación de Ciencias Médicas de Gerona. Dip. Tavistok Clínic y Institute of Human Relations. Londres. Director de la Fundación Wilhelm Reich. Miembro del American College of Orgonomy. Autor de diversos libros. Trabaja en la Clinica de Medicina Orgonómica de Creixell. Borrassá. Tel. 972 50 62 91. WWW. Wilhelm.reich.org y en el blog compartir-wilhelmreich.blogspot.com


No hay comentarios: