miércoles, 6 de julio de 2011

MEDICINA ORGONÓMICA. LA ESTRUCTURA DEL CARACTER (III)

La siguiente entrada corresponde al artículo ,sobre medicina orgonómica, publicado por el Dr. Carles Frigola en el nº 11 de la revista bimensual GiroSalut.



MEDICINA ORGONOMICA

LA ESTRUCTURA DEL CARÁCTER (III)

Dr. Carles Frigola

Wilhelm Reich descubrió que en el cuerpo humano existían 7 segmentos en donde la energía sexual podía bloquearse: el ocular, el oral, el cervical, el torácico, el diafragmático, el abdominal y el pélvico.


El segmento cervical: Comprende los músculos profundos del cuello, el esternocleidomastoideo i el trapecio, incluye también la lengua y el hueso hioides, además de la estructura ósea cervical. La garganta, la laringe, la tráquea, el esófago i la glándula tiroides están también incluidas en este segmento y por lo tanto sujetas a un desorden patológico en el caso de existir armadura. El hecho que el plexo cervical bronquial, además de las arterias carótidas, las venas yugulares y el nervio vago se encuentren en posiciones relativamente superficiales, crea un potencial biopático en el caso de una fuerte armadura y avisa al médico orgonomista que al aproximarse a esta zona ha de actuar con mucha precaución.

La función emocional de la armadura del segmento cervical es la de reprimir el enojo i el llanto; el resultado será el de un cuello duro, obstinado y tozudo “no lloraré”. El hecho de reprimir la ira y el llanto y convertirlos en una resistencia, nos descubre que en esta zona del cuerpo humano esta congelada la historia emocional de todos los golpes y heridas físicas recibidas durante la infancia en cualquier parte del cuerpo.

El lloriqueo exagerado- que tiene poco parecido con el lloro auténtico- es el resultado de la irritación y del rencor y representa el sobrante de la ira no expresada, apareciendo siempre en la armadura cervical. En cambio, el llanto profundo se origina siempre en el segmento diafragmático, que sube hacia arriba, a través de la obertura de la garganta y la boca. Por esta razón, cuando el paciente en la terapia puede cambiar la intensidad o el sonido del llanto, aunque el dolor y el sufrimiento mental estén presentes y sean intensos, el llanto no es libre y por lo tanto no es genuino. Es falso. No existe una total rendición al impulso instintivo libidinal, existe solamente una alivio en la libertad de ceder al propio impulso energético. Un aspecto infantil del si mismo toma el papel de los objetos internos adultos, si hacemos servir la terminología psicoanalítica: “un llorica”.

La constricción crónica del cuello esta relacionada con la tendencia a desmayarse, con el miedo al desmayo o al vértigo y con la fantasía de ser estrangulado. La presión muscular sobre las carótidas y la sensación física del bloqueo se convierte en el sustrato mental apropiado por el ahogo fantaseado. La sensación de sentirse “estrangulado” en la vida diaria es la otra cara del impulso de querer estrangular a alguien y se basa en la fantasía de tener un objeto mental (del padre o la madre) en la boca y ser ahogado por el. El deseo inconsciente de estrangular produce culpa y miedo de ser, a la vez, estrangulado y es causa del desplazamiento de la energía libidinal sexual de los segmentos inferiores hacia arriba, desde los brazos y las manos hacia el cuello. Algunos pacientes tienen la barriga muy sensible debido precisamente al “miedo” que esta localizado en la garganta.

La armadura cervical unida a un bloqueo oral se considera relacionada con el hipertiroidismo. Otros síntomas son el hecho de tener que tragar a menudo, cambios en la voz, tos seca y respiración constreñida.

En la armadura cervical están incluidos dos mensajes. A nivel profundo hay una incapacidad para ceder a la ira que esta presente, y a nivel superficial hay un “no me rendiré”, es decir, la tozudez y la obstinación. Hay otro significado energético: las personas a las que la vida les ha dado un “golpe duro” (simbólico o real) han aprendido a endurecerse a si mismas, tanto contra el golpe que han recibido como contra su ira reactiva, contrayendo el cuello para reducir al mínimo el área superficial de esta zona y con una actitud persistente de retirada emocional.

Existe una específica armadura cervical típica de los altivos: aquellos que prueban de hacerse “mas grandes” a ellos mismos delante de otras personas. El cuello es el lugar del narcisismo: la musculatura estirada como tensas sartas de cuerda, con la cabeza por encima de los otros: los “estirados”. Lo contrario son los que van con la cabeza baja, inclinada hacia adelante. El bloqueo cervical (reprimido o insatisfecho) dará lugar a los caracteres fálico-narcisista y maniacodepresivo, y muchos síntomas psico-somáticos: tortícolis, hipo, etc.

Las personas con el segmento cervical libre de armadura son capaces de llorar, gritar y enrabiarse de una forma libre y espontánea, los sonidos son resonantes y emocionalmente integrados. Algunas personas participan del canto coral para liberar la armadura cervical. El esófago participa del reflejo del vómito y el cuello de mueve libre y coordinadamente con los hombros en un gesto, al tiempo gracioso y armónico.










No hay comentarios: