martes, 31 de mayo de 2011

WILHELM REICH







3 de abril de 1952 en Orgonon. Arreglo.

Soy Wilhelm Reich. Estoy sentado solo en la última habitación de nuestra casa. Todo el mundo se ha ido. En la mañana y durante todo el día de ayer- tuvo lugar un encuentro de los miembros del Consejo de la fundación que lleva mi nombre.

Ahora que todos se han ido y me gustaría decir unas pocas palabras para recordar lo que se hizo ayer y hoy del desastre que nos golpeó completamente.

Aquí no hay nadie que escuche lo que estoy diciendo. El aparato de grabación es el único testigo. Espero que alguien real y en algún otro tiempo en el futuro, escuche con respeto lo que estoy grabando. Respeto por la atención necesaria, para sostener un trabajo tal como el de la energía orgónica o la energía vital durante todos estos años. No entraré en la temática del gran esfuerzo, dentro de los detalles, dentro de la fatiga de las noches en vela, las lagrimas, los gastos de tanto dinero, el esfuerzo la paciencia, la cual he de agradecer a todos mis trabajadores y mis estudiantes.

Me gustaría, sólo, mencionar el hecho de que no hay nadie a mi alrededor. No hay ni una sola alma aquí en Orgonón. Se han ido a Nueva York. Ellos han trabajado absoluta y realmente de todo corazón y han dedicado tiempo a lo que estoy haciendo, y están conmigo en lo que estoy haciendo. Son decentes, honestos y trabajadores esforzados. Confío en ellos, muy buenos amigos todos ellos o la gran mayoría, pero esto no cambia el hecho de que todos ellos, sin excepción, están en contra. Yo digo: ellos están en contra de lo que estoy haciendo. Cada uno de ellos a pesar de los (resultados) de mi esfuerzo, lo rechazan completamente. Tanto si es esta cosa como cualquier otra cosa mía menoscaban mi esfuerzo; no, menoscaban el efecto de mi esfuerzo. Eliminan la agudeza y la precisión de mis pensamientos. Reducen, roban y nada más, lo que yo he estado elaborando desde hace treinta y tres o treinta y cuatro años atrás de pensamiento sistemático y sobre unos cuarenta años de sufrimiento humano, desde los alrededores de 1912 o desde 1910 cuando mi madre murió.

No hay ni una sola alma alrededor que comprenda completamente OR, que no diría no a todo. Este no es idéntico al que yo no quería, al que a mi no me gusta, (que desprecio) ¿Por qué esto esta aquí?, ¿Por qué esto ha de existir?, ¿Por qué no se sienta y se lo toma tranquilamente? ¿Por qué ha tenido que empezar este experimento ORANUR que lo ha llevado a esta trampa? Ellos ven sólo la trampa. Ellos no ven o no quieren darse cuenta de lo que esto significa para la medicina, la biología y la ciencia en general, como también para la filosofía, tener este ORANUR en marcha.

Para ellos es sobre todo: sufrimiento y ocasiona señales de sufrimiento; a veces tengo el presentimiento, digo, creo, que quizás ellos no admiten sus propios pensamientos.

Esta reacción de mis amigos más próximos y de mis compañeros de trabajo es exactamente la misma que ha tenido el género humano, por tanto como podríamos decir ocho o diez mil años desde que el patriarcado gobierna su destino i desde que la ley natural se extinguió en los nuevos vínculos (sociales).

No entraré en todo esto. Está todo en mis publicaciones. Cualquiera que conozca mis publicaciones también sabe lo que esto significa.

El descubrimiento de la energía vital que se consiguió hace tanto tiempo tenía este: (“no lo quiero, lo expulso, lo desprecio, lo reduzco completamente, no quiero que se quede o que exista”) Esto no estaba en las abstracciones, ni en los deseos, ni (--). Todo esto, en la buena gente, es de alguna forma desagradable para sus planes. No pueden tolerar nada que tenga relación con la energía orgónica o la energía vital o lo que ellos llaman Dios o en lo que es demasiado largo: en el amor por la vida. No lo pueden tolerar y lo rechazan. Lo anulan adormeciéndolo, (---, bloqueándolo). No pueden relajarlo, controlarlo, evadirlo, evitarlo.

Yo no digo todo esto para despreciar el esfuerzo, el honor, el amor, la vida. Lo digo porque es verdad, porque es el significado de cada simple movimiento, de cada simple palabra, de cada simple opinión, de cada simple diario, en cualquier cosa sencilla que tenga que ver con el descubrimiento de la genialidad, vida, amor, persona tales como Lawrence o filósofos como Giordano Bruno o grandes personajes como Jesucristo y tantos y tantos otros. Es un triste, solitario capitulo del genero humano. Yo no siento que esté obligado a nada a hacer nada sobre esto.

Yo estaba en el descubrimiento de la energía vital. Esto tuvo lugar en el uso del experimento de ORANUR. Yo sé lo que esto significa para el futuro desarrollo de la medicina biológica, la filosofía y las ciencias naturales. Yo soy plenamente consciente de la importancia de todo esto y en esta completa consciencia yo estoy absolutamente solo. No hay ninguna consciencia a mi alrededor que los acepte. Dar, dejar que los sentimientos fluyan libremente. Hablar como los amigos hablan entre ellos. Esto es todo.

(Agradecemos la colaboración de J.Salip )

No hay comentarios: